Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
159
548
618
87
94
Actu
Actu
Actu
AG2017
AG2018
AG2019
Asamblea General
Boletin
Campaña
Edito
Editorial
Education and Research
Europa
Eventos
Featured
Formación
Internacional
Miembros
Políticas públicas
Políticas Públicas
Punto de vista
recursos
Recursos
UniverSSE2017
Reunión nacional de los CSA en Noruega

El movimiento de los CSA en Noruega está creciendo año tras año. En diciembre de 2019 habían 82 CSA activos en el país. Dado que Noruega es un país pequeño, con sólo unos 5,3 millones de habitantes y alrededor del 3 % de la superficie terrestre es apta para la agricultura, el número de CSA es relativamente alto en comparación con los países vecinos. Cada año la red informal se reúne para obtener la última actualización del modelo de CSA en Noruega y para aprender e inspirarse en las mejores prácticas de cada uno.

Reunión anual el 15 de noviembre en Oslo

El evento más importante para los CSA en Noruega es la reunión nacional organizada por Organic Norway, que coordina la red informal de CSA. En total, 60 personas se reunieron para inspirarse, actualizarse, adquirir nuevos conocimientos y establecer redes. En total estuvieron representados 21 de los CSA, a menudo con 2-3 personas de cada CSA. La mayoría de los CSA noruegos producen vegetales, pero unos pocos también tienen producción de carne y lácteos. 4.300 partes se vendieron en los CSA noruegos en 2018, con casi 9500 personas comiendo de esas partes.

En la agenda

El día comenzó con saludos de los dos sindicatos de agricultores que organizan a todos los agricultores de Noruega. El jefe del sindicato de pequeños agricultores dijo: “¡Los CSA son buenas arenas para la construcción de conocimientos para lxs consumidores que se preocupan por la producción de alimentos, de dónde vienen y cuánto trabajo se requiere para tener éxito con la producción de alimentos! Estxs consumidores representan una importante alianza para nosotrxs que trabajamos en la agricultura”.

Otros temas que se debatieron fueron cómo asegurar una economía sostenible, y cómo trabajar en tener más miembros para los CSA y cómo tener éxito en la comunicación dentro de estos. También se habló de dos proyectos de investigación recientes e información sobre el trabajo en curso sobre cómo involucrar la producción láctea y cárnica en el modelo de CSA.

Establecimiento de redes e intercambio de experiencias

Hay una amplia gama de diferentes CSA en Noruega, pero siempre hay mucho que aprender unos de otros. Muchos CSA noruegos están organizados por lxs consumidores y contratan a un jardinero para la producción de hortalizas en las ciudades o en sus alrededores, mientras que otros se basan en una granja tradicional ya existente con una producción a gran escala combinada con un pequeño número de socixs. Otros han convertido su granja en un huerto en el que se cultivan diversos cultivos y en el que los consumidores participan compartiendo el riesgo. Siempre es muy útil trabajar en grupos e intercambiar prácticas e ideas durante la reunión de la red nacional. Después del programa formal, la mayoría de lxs participantes comieron una pizza vegetariana orgánica y continuaron socializando durante la noche.

Artículo de Urgenci, por Alexandra Devik, Organic Norway

(Foto de cobertura: Trabajo en grupo, discutiendo estrategias de comunicación en los CSA noruegos. Crédito : Organic Norway)



El Intergrupo de Economía Social del Parlamento Europeo renovado
Event Photography by Dani Oshi. Constitutive meeting of the Social Economy Intergroup at the European Parliament. Assignment for Social Economy Europe. Tuesday, January 21, 2020. Brussels, Belgium.

Con las últimas elecciones de la UE, el grupo interparlamentario de Economía Social terminó su mandato y hubo que formar un nuevo intergrupo. Como RIPESS Europa, apoyamos la campaña liderada por Social Economy Europe para la renovación de la incorporación de algunos de los recién elegidos eurodiputados y no sólo una repetición de los anteriores. En el comunicado que enviamos el pasado mes de octubre, abogamos por un programa mucho más ambicioso, un programa de transformación, que tomara en consideración no sólo las cuestiones sectoriales (como las reformas del tercer sector, los modelos empresariales, la creación de empleo o la contratación pública que incluye a las empresas de economía social), sino un cambio más estructural en el comercio, la cooperación, la justicia climática y medioambiental, así como en las finanzas. Y como el término Economía y Finanzas Solidarias Sociales ha sido ampliamente adoptado en todos los niveles de las Naciones Unidas, (así como en la legislación marco local y nacional), propusimos que este término se armonizara y se convirtiera en parte integrante de la renovación del Intergrupo y de su Plan de Acción.

Con la nueva Comisión de la UE liderada por Ursula von der Leyen y con Comisarios como Nicolas Schmit (Luxemburgo, Empleo) y la agenda del Acuerdo Verde Europeo para una Europa social más fuerte y unas transiciones justas (https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/fs_20_49), creemos que ahora hay alguna esperanza de impulsar una agenda más transformadora. Nos gustaría que el Integrupo representara verdaderamente esta esperanza, ambición y compromiso. Nos comprometemos a trabajar colectivamente en estos temas, implicando un movimiento mucho más amplio que el SSE, que también se está expandiendo rápidamente (incluso en los países de Europa Central y del Este) y con contactos con los eurodiputados de varios países europeos. Aquí está la noticia sobre la primera reunión del nuevo integrupo (Social Economy Europe)

Artículo de Social Economy Europe

El martes 21 de enero de 2020 tuvo lugar en el Parlamento Europeo en Bruselas la primera reunión interna del renovado Intergrupo de Economía Social (SEIG) para nombrar a los copresidentes y vicepresidentes del Intergrupo y elaborar una estrategia para los próximos cinco años.

Cinco miembros del Parlamento Europeo fueron nombrados copresidentes del SEIG, entre los que se encontraban Patrizia Toia (S&D, IT), Sven Giegold (Verdes/EFA, DE), Leopoldo López (PPE, ES), Monica Semedo (Renew, LU) y Manon Aubry (GUE/NGL, FR). Además, el Intergrupo nombró a los eurodiputados Leszek Miller (S&D, PL) y Jordi Cañas (Renew, ES) como vicepresidentes y acordó nombrar a tres más, respectivamente, del PPE, los Verdes/ALE y la GUE/NGL, en las próximas semanas.

Además, el Intergrupo acordó una estrategia para los próximos cinco años. En un momento en el que la Comisión Europea acaba de anunciar el lanzamiento de un Plan de Acción Europeo para la Economía Social en 2021, en su comunicación sobre “Una Europa social fuerte para unas transiciones justas”, la SEIG tiene como objetivo cooperar con el Presidente Von der Leyen, el Vicepresidente Dombrovskis y los Comisarios Schmit y Breton en la co-diseño de una política eficaz, que desempeñará un papel clave en la construcción de una economía que funcione para las personas y el planeta.

Por Jason Nardi

Occitania se moviliza para el FSMET en Barcelona

En Occitania (Francia), un Foro de dos días de duración celebrado los días 22 y 23 de noviembre en la Universidad Jean Jaurès de Toulouse reunió a unas 90 estructuras de ESS, 4 autoridades locales y 4 redes de ESS. El programa incluyó 5 conferencias, 4 círculos de convergencia y 16 talleres. Cerca de 20 oradores contribuyeron a las conferencias, incluyendo 7 investigadores.

Los aproximadamente 1500 visitantes procedían de diferentes ámbitos (Ciencias Políticas de Burdeos, Tierra de Convergencias en el Gard, Delegación de Marsella,), una red nacional e internacional y cuatro representantes de instituciones locales. Cuarenta stands presentaron a los actores de la ESS de Occitania. Veinte voluntarios aseguraron la fluidez de la logística y tres restauradores (Ludi Monde, Curupira y la Kasbah) permitieron a los participantes tomar sus comidas, incluso si la asistencia superó las previsiones. Más de 250 jóvenes estudiantes participaron en las mesas redondas y en diversos talleres. Finalmente, un concierto con una cantante franco-brasileña ofreció un alegre interludio. Ella proporcionó la traducción del discurso de Mónica Benicio, compañera de Mariella Franco, una militante que fue asesinada el 15 de marzo de 1918 en Río de Janeiro (cuyos asesinos no son susceptibles de ser procesados mientras Bolsonaro esté en el poder).

Hubo una gran participación de voluntarios y visitantes en este lugar cómodo y accesible con mucho espacio disponible, una buena animación de los círculos de actores, una programación rica y de calidad. En particular el Flashlab (presentación de iniciativas en curso o novedosas), su formato, su riqueza, los intercambios fueron un éxito.

Hay que subrayar la energía que da la perspectiva de Barcelona, la dimensión internacional, el cruce de los 4 temas, la calidad de las conferencias. En general, fue un evento alegre, lleno de emulación, rico en emociones, en particular el discurso de Mónica Benicio durante la conferencia sobre el eco-feminismo que presentó la situación en Brasil.

Este Foro se enmarca en el ciclo de movilización del FSMET de Barcelona.

Las próximas fechas en Occitania relacionadas con la convergencia hacia el FSMET y las economías transformadoras son las siguientes: dos manifestaciones políticas públicas – territorio ex-Languedoc con Tierra de Convergencias, Democracia Abierta, Región Ciudadana – territorio ex-Midi Pyrénées; – una manifestación ecofeminista en Toulouse (21 de marzo); una manifestación con la UFISC en Gignac el 30 de mayo; dos fechas por fijar en Ariège y Aude; – una manifestación agroecológica – territorio ex-Languedoc; – una manifestación en Alto-Garona con el FREDD (Cine, Investigación y Desarrollo Sostenible).

El MES Occitanie prevé la realización de un folleto con materiales de FRESS (teoría + feedback de los actores) que promueva economías transformadoras en la región de Occitanie.

La creación de una delegación occitana que represente a la región en el FSMET con ciudadanos, autoridades locales, actores de la ESS e investigadores se basará en un cuestionario con numerosos actores de las economías transformadoras del territorio occitano para recoger información sobre sus prácticas, animarles a acudir al FSMET y proponerles animaciones.

Puede encontrar las conferencias filmadas en este enlace.

Por Josette Combes

Fracaso y esperanza después de la Cumbre del Clima de Madrid
Sommet sur le climat de MadridSommet sur le climat de Madrid

La Conferencia Internacional COP25 tuvo lugar en Madrid (España) del 2 al 13 de diciembre de 2019. Jason Nardi, de RIPESS EU y Coordinador de RIPESS Intercontinental, estuvo allí y participó en la «Mesa redonda de alto nivel sobre la economía circular», donde argumentó que necesitamos un enfoque radicalmente diferente de la economía.

Escrito por Jason Nardi, Coordinador de RIPESS Intercontinental

La 25ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima se celebró en Madrid (en lugar de Santiago de Chile, donde debía tener lugar) del 2 al 13 de diciembre 2019: dos semanas de negociaciones entre los representantes de los casi 200 países que son parte de la CMNUCC, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Durante esta COP25, los Estados debían finalizar las reglas de implementación del Acuerdo de París firmado en 2015, el cual se supone que estará en pleno funcionamiento a partir de 2020. Además, debían aumentar la ambición de sus compromisos de reducción de emisiones, que actualmente son totalmente insuficientes para alcanzar los objetivos y evitar las consecuencias más graves del calentamiento global. Las negociaciones terminaron más de 2 días después de lo previsto y con un acuerdo realmente débil y un fracaso sustancial.

La COP 25 se celebró al final de un año caracterizado por fuertes movilizaciones de los jóvenes, que elevaron la atención sobre la crisis climática y la inacción de los Estados a niveles nunca antes alcanzados. Medio millón de personas salieron a las calles de Madrid el viernes 6 de diciembre, reclamando justicia climática y responsabilidad de los gobiernos del mundo. A continuación se celebró la Cumbre Social del Clima, el evento de la sociedad civil que contó con más de 300 citas promovidas por activistas de todo el mundo para proponer soluciones alternativas, y que terminó con una declaración titulada: «El mundo ha despertado a la emergencia climática«.

Entre los muchos espacios de la Cumbre Social, se encontraba la Minga Indígena, organizada por representantes de comunidades indígenas para hablar de los impactos del cambio climático en sus territorios. Aunque las negociaciones oficiales se trasladaron a Europa, la sociedad civil sudamericana no renunció a su espacio de expresión, y en Santiago se celebraron las dos reuniones previstas, la Cumbre de los Pueblos y la Cumbre Social por la Acción Climática.

RIPESS participó tanto en la COP25 oficial (ver más abajo la intervención del coordinador de RIPESS Jason Nardi en el debate de alto nivel sobre «Economía circular, ciudades y edificios» en colaboración con FMDV e ICLEI) como en la Cumbre Social Climática, en varias reuniones organizadas por aliados como ECOLISE y miembros como REAS Madrid.

La COP del próximo año, que tendrá lugar en Glasgow entre el 9 y el 19 de noviembre de 2020, será la prueba final para los gobiernos de todo el mundo. La movilización de nuestras redes, movimientos y organizaciones a todos los niveles es más crucial que nunca para ejercer cada vez más presión sobre los representantes políticos y los gobiernos que se retractan de asumir sus responsabilidades y de seguir persiguiendo un modelo económico contaminante, extractivista y destructivo, en lugar de tomar medidas reales para cambiarlo. Y necesitamos vincular la movilización a las «economías transformadoras» que se reunirán en Barcelona en el FSMET (25-28 de junio de 2020).

En este sentido, se multiplican las acciones legales de ciudadanos y organizaciones contra Estados y empresas contaminantes, reclamando justicia climática y protección de los derechos humanos fundamentales – el reciente caso ganado por la Fundación Urgenda contra el gobierno de los Países Bajos es ejemplar.

Pero aún más esperanzadoras son las acciones positivas tomadas a nivel local y el potencial de las colaboraciones trans-locales, que involucran a ciudades que están invirtiendo en la economía circular y social solidaria, donde los ciudadanos organizados, los gobiernos y empresas responsables y otras partes interesadas pueden colaborar para construir el sistema económico resistente al clima y la sociedad que necesitamos urgentemente.


Mesa redonda de economía circular de alto nivel: Las ciudades y los edificios como agentes de la acción climática

Discurso de Jason Nardi, Coordinador de RIPESS Intercontinental

Tres cuartas partes del uso de recursos y de las emisiones de gases de efecto invernadero ya provienen de las ciudades, y las tendencias en la urbanización, la motorización, la población y el crecimiento económico aumentarán aún más estas cifras si no nos volvemos más inteligentes y sostenibles en la forma en que vivimos, consumimos, viajamos y producimos. Muchas ciudades se enfrentan a una grave contaminación del aire, el agua y los residuos; resultado directo de unas pautas de consumo y producción insostenibles, lo que hace que la salud de los ciudadanos sea un imperativo clave para la acción.

Sin embargo, la clave para liberar el potencial de las ciudades va mucho más allá: se trata de aumentar la ambición política, una colaboración constructiva entre los diferentes niveles y sectores del gobierno, políticas innovadoras de vivienda, urbanas y climáticas, incentivos económicos sólidos y una mejor planificación urbana. Es la acción integrada y coordinada de los actores implicados, como los encargados de formular políticas, los inversores y los promotores, entre otros, la que acelerará el impacto para ayudar a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

(De la introducción a la Mesa Redonda)

1) De las ciudades «inteligentes» a las ciudades inteligentes colectivas

Muchas, si no la mayoría, de las grandes ciudades actuales son ecológicamente insostenibles y socialmente injustas (concentración de emisiones, contaminación, viviendas de mala calidad, no resistentes y muy dependientes de la provisión centralizada – como la energía, los residuos, el transporte, etc.) y necesitan ser rediseñadas todas juntas, reducidas y reconstruidas. Se planificaron o transformaron en torno a modelos de mercado intensivos en carbono, excluyendo a muchos habitantes y sus comunidades, especialmente a aquellos que viven en economías informales como la mayoría de las realidades del sur global (60% de promedio). Si las ciudades son como organismos, sólo deberían crecer hasta su límite natural, biorregional, habitable y con capacidad de futuro. Tal vez menos «inteligentes» y más inteligentes colectivamente.

Por eso se necesitan otros enfoques más ecosistémicos y justos: La Economía Social Solidaria (ESS) y las finanzas se basan en la economía circular, de abajo hacia arriba, con soluciones innovadoras y probadas desde hace mucho tiempo, adaptadas a contextos muy diferentes. Se hacen con una inteligencia colectiva, cooperativa y compartida y con un uso eficiente de los recursos existentes, recreando cadenas de suministro agroecológicas y relocalizadas.

El crecimiento económico lineal extractivo desregulado y la competencia global financiada del «libre mercado» son algunas de las causas fundamentales de la emergencia ecológica y climática en la que nos encontramos, por no hablar de las brechas de desigualdad y pobreza que generan.

El crecimiento económico ecológico no lo hace más sostenible y una verdadera economía circular es incompatible con el sistema económico actual. Necesitamos una transición justa hacia una economía viva, donde produzcamos y consumamos menos, reutilicemos, reparemos, redistribuyamos y regeneremos más. La «economía circular» sin derechos económicos sociales no es viable.

2) Incluir a las comunidades marginadas y a los trabajadores informales en las dinámicas circulares

Los trabajadores informales representan entre el 50 y el 80 por ciento del empleo urbano (autónomo) del Sur global. Sin embargo, están en gran medida excluidos de la infraestructura y los servicios públicos, el espacio público y los contratos de adquisición pública. Ya están contribuyendo a una economía circular y resistente de bajo carbono, pero rara vez se les reconoce, apoya u ofrece medios financieros, empezando por las mujeres, que son la mitad de la población.

Necesitamos un enfoque radicalmente diferente de la economía, basado en la propiedad descentralizada y colectiva, la organización y gestión cooperativa y democrática, las cadenas cortas de suministro y los circuitos económicos solidarios locales. Esto ha demostrado funcionar en muchos casos en todo el mundo.

Hay miles de ejemplos en los que la colaboración entre las empresas informales, de economía solidaria y cooperativa y las finanzas con los gobiernos locales han tenido éxito al dar respuestas a problemas sociales, urbanos y medioambientales, y al contribuir a una actividad humana con bajas emisiones de carbono.

Algunos ejemplos:

Bamako, en Mali, ha estado trabajando en la transformación de 50.000 toneladas de residuos sólidos en fertilizantes y energía. El municipio, las estructuras de la ESS y las organizaciones campesinas están implicadas. Los residuos para el compostaje se recuperan de los mercados, de las escuelas, etc. Es sólo el principio, pero es prometedor.

En Solapur, India, la cooperativa de vivienda de los trabajadores de beedi y textiles dirigida por mujeres, junto con el sindicato de trabajadores, ha construido casi 16.000 casas (y otras 30.000 están en camino) adaptadas a las condiciones climáticas locales, con materiales de origen local, la participación de los trabajadores, que de alquilar chozas en los barrios bajos se convirtieron en propietarios de sus casas sostenibles en un pueblo que construyeron, con el apoyo del gobierno local y con los servicios comunitarios, escuelas, hospitales y el mercado local de agricultores (ganaron el premio Ciudades Transformadoras, 2018).

3) Derecho a la ciudad y la Nueva Agenda Urbana

Esto es lo que llamamos Derecho a la ciudad reconocido por la Nueva Agenda Urbana de Hábitat III: planificación urbana participativa por y para las personas y comunidades, ciudades inclusivas, justas y sostenibles, creación de espacios des-modificados para los circuitos económicos locales, soberanía alimentaria y energética y bienes comunes urbanos. Y alianzas más amplias, como las que se establecen entre ciudades (como las iclae) o las que se construyen entre los Estados y las Naciones Unidas, como la Alianza Mundial lanzada por Francia.

Para ello, es necesario tener la voluntad y el coraje político de (re)municipalizar los servicios públicos esenciales y las infraestructuras, con asociaciones público-comunitarias y control y gestión democráticos: habilitación de cooperativas comunitarias de vivienda y fideicomisos de tierras, agua controlada por los ciudadanos, producción descentralizada de energía, movilidad compartida y pública, gestión circular de residuos y alternativas de baja emisión y resistencia para el sector de la construcción, con un enfoque especial en el uso de materiales y conocimientos locales, fab-labs comunitarios y espacios de fabricación e inclusión de los grupos de población más vulnerables.

Las soluciones impulsadas por el mercado han fracasado en la mayoría de los casos – es hora de actuar devolviendo el control a la gente, para una sociedad justa, socialmente inclusiva y saludable.

Eso es lo que la economía circular es y debe ser.

Levántate por Rojava ahora.
Rise up for Rojava

RIPESS Europe reúne cientos de iniciativas que actúan a través de la economía solidaria, aliadas para desarrollar la justicia social y económica. Como red, reunimos a más de 40 redes nacionales, sectoriales e intersectoriales de varios países europeos.

La experiencia de Rojava, la “Federación Democrática del Norte de Siria”, ha encarnado la esperanza a través de la cooperación democrática.

Las mujeres y los hombres de Rojava han estado demostrando al mundo que es posible organizar la justicia social y económica mediante la articulación de consejos, comunas y cooperativas autogestionadas. Demostrar que es posible construir una sociedad multiétnica y multirreligiosa. Demostrar que es posible implementar un proyecto político eco-feminista.

Algunos miembros de RIPESS están trabajando -directa o indirectamente- con grupos en Rojava, como la Asociación de Economía Solidaria (UK) que participa en un proyecto llamado Cooperación en Mesopotamia, “Fomentando la solidaridad internacional entre el movimiento cooperativo del Reino Unido y la economía solidaria liderada predominantemente por mujeres que se está creando en el noreste de Siria”.

Turquía ahora está lista para destruir a la gente de la Federación Democrática de Rojava, e ISIS está usando los ataques turcos para la insurgencia.

Hemos estado aprendiendo de la tenacidad de la gente de Rojava en organizar la justicia y la libertad en una sociedad que se enfrenta a la guerra y en una región que está siendo atacada por muchas partes. Hemos estado aprendiendo de la gente de Rojava el significado de la cooperación y la emancipación.

Nos unimos a los movimientos democráticos de todo el mundo para resistir y detener la guerra contra el pueblo de Rojava: Levántate por Rojava ahora.

Los miembros de RIPESS Europa se movilizan para las elecciones europeas
  • RUMANIA : CRIES promoverá el consumo y la producción sostenibles en la campaña para el Parlamento Europeo!

Como parte de la campaña europea #Trade Fair Live Fair, CRIES y sus socios lanzarán un debate sobre la importancia de defender un modelo de consumo y producción diferentes. Más de 5.000 ciudadanxs, activistas y políticxs participarán en diferentes eventos como talleres temáticos, conferencias, proyección de películas y eventos en la calle. En noviembre de 2019, organizaremos en Bucarest la primera edición del Desayuno de Comercio Justo, un evento que reunirá a responsables rumanxs y europexs, ONGs y activistas.

Rumanía es uno de los tres Estados miembros de la UE en los que más de un tercio de la población corría el riesgo de caer en la pobreza o la exclusión social en 2017, con una cuota del 35,7 % (Eurostat). Incluso en este contexto, es difícil cuestionar el modelo de desarrollo dominante; la preocupación general es asegurar un mayor crecimiento económico que uno sostenible.

La temática del Comercio Justo no está presente en la agenda política de los partidos rumanos. La participación en este proyecto nos ayudará a desarrollar actividades educativas, a iniciar el diálogo con ciudadanxs y candidatxs. Esperamos generar nueva información y motivación entre lxs ciudadanxs rumanxs para reclamar más acciones para un desarrollo sostenible”, dice Mihaela Vețan, presidenta de CRIES – Centro de Recursos para Iniciativas Éticas y Solidarias.

  • FRANCIA : RTES invita a los candidatos franceses al Parlamento Europeo

por carta, sobre la base de las diez propuestas de la RTES para una Europa más unida,

En colaboración con ESS Francia y ESS Labo, se organizan almuerzos o desayunos con los candidatos europeos, basados en la incidencia política ESS para Europa a partir de las propuestas de los miembros de ESS Francia, Economía Social Europea, ESS Labo y RTES.

RTES participará en el debate sobre el cuestionamiento de lxs candidatxs en las elecciones europeas organizadas por Commerce Equitable France, el 13 de mayo de 2019, sobre el tema de Desigualdad y cambio climático: ¿Qué Europa para hacer frente a estos retos globales?

  • FRANCIA : EL MES invita lxs deputadxs europexs a responder sobre 10 puntos esenciales

CARTA ABIERTA A LOS CANDIDATOS A LAS ELECCIONES EUROPEAS 26 DE MAYO DE 2019

  • España : REAS hace llegar un marco de propuestas

De cara a la serie de convocatorias electorales que tendrán lugar en la primavera del 2019 en el Estado español, desde REAS red de redes, organización independiente y compuesta por 18 redes sectoriales y territoriales de todo el Estado, queremos hacer llegar a partidos políticos, agentes sociales y a la ciudadanía en general nuestro marco de propuestas para la construcción de una economía más justa, democrática y sostenible.

  • Catalunya : XES lanza una campaña de ESS en los municipios
  • Grecia : DOCK lanza la campaña Fair Times en Grecia

En Grecia, a través de esta campaña, queremos informar a lxs candidatxs sobre el impacto de las políticas injustas de producción y consumo, no sólo a escala mundial, sino también sobre las interacciones con la realidad griega. Como demuestran los ODS de las Naciones Unidas, los problemas sociales, económicos y ambientales son universales. Este universalismo requiere un compromiso concertado para la aplicación de políticas coherentes que puedan beneficiar a lxs ciudadanxs griegxs, a lxs europexs y a nuestrxs conciudadanxs de todo el mundo.

Fair Trade Hellas y Dock están llevando a cabo la campaña en Grecia. De aquí a las elecciones europeas, habrán eventos abiertos, oportunidades de información y educación sobre los problemas de una economía justa e inclusiva y sobre cómo defender estos problemas. Además, pedimos a todos lxs diputadxs al Parlamento que estén informadxs de los temas de la campaña, que se unan a nosotros en el debate sobre cómo pueden participar también en una campaña paneuropea que nos concierne a todxs en nuestro país.

El viernes 10 de mayo a las 18.30 h en el Impact Hub (Atenas), les invitamos a una jornada dedicada al comercio justo!

Η πανευρωπαϊκή καμπάνια Fair Times ξεκινά στην Ελλάδα  

Campaña Fair Times : por una Europa justa y sostenible

La campaña “The Fair Times” es una campaña paneuropea coordinada por cinco organizaciones en red de la sociedad civil en favor de una agenda europea de producción y consumo justos y sostenibles.
Junto con la FTAO, que lidera la incidencia política del movimiento global de Comercio Justo a nivel de la UE, IFOAM EU (Organizaciòn europea para una alimentaciòn y una agricultura orgánica), CIDSE (Familia de organizaciones católicas para la justicia social), RIPESS-Europa (la red europea para la promoción de la economía social solidaria) y ECOLISE (red europea para iniciativas llevadas por la comunidad sobre sostenibilidad y cambio climático) están representando a sus respectivos movimientos a través de una campaña que es un poco diferente a lo habitual.
La campaña se centra en una edición especial del periódico ‘The Fair Times’ de 2024, el final de la próxima legislatura del Parlamento Europeo. El periódico pretende ofrecer ejemplos de las políticas que la UE podría aplicar en relación con una agenda de consumo y producción sostenibles y espera inspirar a lxs candidatxs a comprometerse a adoptar acciones si se ven elegidxs.

La Economía Solidaria con la Huelga del 8M
marzo 8, 2019
0
8 de Marzo 2019

El 8M del pasado año el movimiento feminista daba un nuevo y certero paso estratégico: convertir en huelga el 8M, jornada de actividades donde el movimiento feminista viene reivindicando la igualdad de oportunidades desde 1909, fecha en la que por primera vez se convocaba este día, precisamente en recuerdo a la huelga que mantuvieron un año antes las trabajadoras del textil en Chicago y Nueva York. Esta llamada a la huelga general de 2018 fue un punto de inflexión para el feminismo del Estado español y otros lugares del mundo (más de 170 países la secundaron), celebrándose por primera vez no sólo a una huelga general de trabajo, sino también a la huelga estudiantil, de cuidados y de consumo, un avance respecto al primer paro internacional que promovieron las compañeras argentinas el año anterior, bajo el grito de “Ni una menos, vivas nos queremos”.

Y, “como si nosotras paramos, se para el mundo”, tras el éxito y desborde de aquellas movilizaciones, el 8M vuelve a la carga, reintentándose e incorporando nuevos ámbitos: como la violencia o la lucha antitrracista. Reas red de redes se suma a las movilizaciones del 8M en todos el Estado, invitando a sus entidades y al resto de ciudadanía a secundarlas y sumarse a las propuestas del movimiento feminista en este día de Huelga. Y, con objeto de contribuir al debate colectivo impulsado por el movimiento feminista, del que nos consideramos parte y con el que venimos interlocutando desde hace tiempo, compartimos algunas ideas y reflexiones sobre esta huelga y sus dimensiones laboral, de cuidados y de consumo, cuestiones que no le son ajenas a la economía solidaria sino que por el contrario, atañen de manera directa a sus principales postulados y prácticas.

Otro trabajo y otra organización de los cuidados son posible

El trabajo es uno de los seis principios de la carta de la ESS, espina dorsal de la red y el movimiento, y que entendemos como elemento clave en la calidad de vida de las personas, de la comunidad y de las relaciones económicas entre la ciudadanía y los pueblos, con la pretensión de recuperar la dimensión humana, social, política, económica y cultural del trabajo. Desde este prisma, el trabajo se entiende como una actividad que debe permitir el desarrollo de las capacidades de las personas y dirigirse hacia la producción de bienes y servicios destinados a satisfacer las verdaderas necesidades de la población, entendiendo el trabajo como mucho más que un empleo o una ocupación remunerada. En este punto se produce un claro cruce con la economía feminista (EF), donde el análisis sobre el trabajo ha sido también un elemento clave desde sus inicios. Para la EF, el concepto de trabajo engloba todas las actividades humanas que sostienen la vida y no sólo aquellas que se realizan a cambio de unos ingresos y mediadas por el mercado capitalista. Por eso no es de extrañar que una de las primeras aportaciones de la EF se haya centrado en visibilizar y valorizar el trabajo doméstico.

A hora de realizar análisis económico, no sólo hemos de tener en cuenta el mercado (y de manera subsidiaria el Estado), como nos propone la economía ortodoxa, sino también los hogares y las redes sociales comunitarias, pues son muchos más los agentes que intervienen en esa generación de bienes y servicios necesarios para una buena vida. Es más, la labor de los hogares resulta clave para ello, pues son quienes organizan la distribución de estos recursos y realizan los ajustes necesarios para garantizar la vida y que se proporcionen los cuidados necesarios, incluidos los elementos más emocionales que no pueden ser obtenidos en el mercado. Y dentro de los hogares son las mujeres las que venimos proporcionando esos cuidados invisibles pero imprescindibles para el sostenimiento de la vida en nuestra economía.

Desde las teorías feministas se remarca la necesidad de entender la interacción entre estos espacios para comprender los procesos mediante los cuales generamos y distribuimos los recursos para la vida, al tiempo que se visibiliza la necesidad de identificar las relaciones de poder. Esta reconceptualización supone poner de relevancia la importancia del trabajo de cuidados así como sacar a la luz la vulnerabilidad y la interdependencia de todas las personas, visibilizándolos como somos seres necesitadas por tanto de cuidados. Por todo ello, resulta tan clave incorporar al enfoque más clásico de huelga laboral la dimensión de huelga de los cuidados, en un intento de romper con esa falsa dicotomía entre lo productivo y reproductivo tan presente en este sistema capitalista y patriarcal.

Esta ruptura es, no en vano, uno de los retos a los que nos enfrentamos desde la ESS como movimiento, y que tiene que ver con ser herederas de esa visión dicotómica de la vida de este sistema. En este sentido, encontramos en nuestras prácticas cierta lectura muy productivista de la ESS, como ocurre, por ejemplo, en proyectos como el Mercado Social que, si bien es muy potente respecto su articulación de la esfera más productiva, no suele abordar la más reproductiva en su discurso y, muchas veces, ni se tiene en cuenta a nivel operativo. Hay que reconocer, no obstante, que en los últimos años este elemento se ha empezado a trabajar, y se han dado avances importantes en nuestra concepción del Mercado Social y en su puesta en práctica. También son reseñables las aportaciones de experiencias de la ESS que están generando propuestas desmonetizadas, tratando de desmercantilizar la economía y generando espacios donde resolver necesidades sin el uso de dinero, lo que está contribuyendo a descentrar el dinero de nuestras vidas y poner las necesidades de las personas y los territorios en el centro analítico y de toma de decisiones.

Un elemento estratégico es promover procesos de transformación de nuestras organizaciones desde la perspectiva feminista. Estamos en un momento de urgencia y oportunidad para el desarrollo de estos procesos de construcción organizacional donde la igualdad de género sea una práctica real. La situación actual de crisis sistémica está haciendo que se tambaleen muchos de los principios sobre los que se asentaban nuestras sociedades, economías y formas de gobierno. Ante esto, las organizaciones que luchamos por erradicar las desigualdades y los sistemas de opresión que las generan, somos cada vez más conscientes de que no podremos transformarlo el sistema de raíz con organizaciones viejas, construidas sobre desigualdades y reproductoras de relaciones de poder de género. Las formas de militar/participar, de entender la división entre empleo y trabajo y las lógicas patriarcales que atraviesan nuestras organizaciones deben de ser cuestionadas y transformadas. En la ESS existen multitud de iniciativas y prácticas que están ensayando otras formas de hacer, de distribuir el poder y de ejercer el liderazgo, tratando de romper la relación jerárquica que existe entre lo racional-estratégico y lo relacional-emocional, etc. que están realizando aportaciones muy importantes a la construcción de una sociedad no sexista ni patriarcal.

Por un consumo que no nos consuma

El consumismo es uno de los ejes que vertebran al sistema capitalista actual, un consumo irracional, irresponsable e insostenible basado en la creación de necesidades ficticias que está llevando al agotamiento de los recursos finitos del planeta. Pero además del expolio de recursos naturales, este sistema de producción voraz se sirve de la explotación laboral de mujeres y niñas en los llamados países del sur, mano de obra muchas veces casi esclava de la que el capital extrae toda su plusvalía para producir productos consumidos en países del norte global como el nuestro. De este modo, el cuerpo de mujeres y niñas se convierten en un producto más que se explota y vende al servicio de la acumulación de riqueza y que es posible gracias a la desigualdad de género que impera a nivel mundial.

La lucha tiene que ir, por tanto, dirigida a cambiar estos modelos en los que se expolian los recursos de otros países y se abaratan los costes de producción a través de la explotación laboral, motivo por el que una huelga de consumo, como la que propone el 8M, es clave para exigir que este sistema vaya hacia un modelo que provea de condiciones dignas a las personas trabajadoras y que no siga reproduciendo el clasismo y el racismo entre otras desigualdades. Nuestro carro de la compra es un carro de combate, porque con nuestra acción de (no) consumir podemos fomentar este sistema o apoyar otras alternativas. Desde esta mirada, se cuestiona la huella ecológica, los derechos humanos y laborales, la salud de las personas, el sector empresarial y sus prácticas comerciales abusivas con determinados países, con la perspectiva feminista como eje del análisis de todas estas cuestiones. De este modo, reflexionar sobre estas desigualdades implica a su vez provocar un cambio hacia la transformación del modelo a través de una acción cotidiana como es la compra y en favor de un consumo consciente, inclusivo y feminista

Esta práctica se sustenta, además, en una serie de roles y estereotipos de género que, a través de su gran aliado: la publicidad, sostiene modelos de producción basados en la explotación laboral y la cosificación de las mujeres. El capitalismo y el patriarcado nutren todo un sistema de opresiones que se interrelacionan entre sí: raza, clase, diversidad sexual…

El patriarcado nos marca a las mujeres cómo debemos actuar, vestir, sentir y pensar y difundiendo un prototipo de belleza normativo, todo lo que se salga de lo establecido, está estigmatizado y pierde valor. En la moda se sigue reproduciendo a la mujer como un objeto, cosificando a los cuerpos, la publicidad intenta vendernos como un objeto sexual y de consumo y el neoliberalismo se vale de este mecanismo para mercantilizar nuestros cuerpos.

Además, el sistema patriarcal ha invisibilizado las labores de cuidados, relegándolas al espacio privado y asignando a las mujeres el rol de proveedoras de estas tareas desde que nacemos. Desde pequeñas nos educan para ejercer los roles mediante juegos, nos enseñan a limpiar, cocinar y comprar para nuestras familias. Este 8M decimos que “NO” a un consumo que fomenta los estereotipos y roles de género, decimos que no a la sobrecarga de tareas y a las dobles y triples jornadas.

Es necesario crear alternativas al consumo desaforado y masivo de “usar y tirar” que se extiende desde los objetos materiales hasta el cuerpo de las personas. Bajo una óptica feminista del consumo, es necesaria una reflexión crítica del consumismo actual y del concepto de economía asociado a éste que se maneja desde esferas de poder y opresión. La huelga de consumo del 8M es una gran oportunidad para repensar nuestras prácticas de consumo y ensayar alternativas. Quizás el pasado año fue la vertiente de la huelga con menos impacto y visibilidad, también por el gran éxito que tuvieron los otras convocatorias, sobre todo la laboral y estudiantil (la de cuidados es más difícil de medir en términos generales). Se debe en gran parte a la falta de experiencia y referentes en prácticas y acciones concretas que vayan más allá del Día sin compras, el Día sin sin coches o sin humo. Pero también es cierto que en 2018 hubo un importante apoyo de grupos de hombres que organizaron el avituallamiento, y que se encargaron de preparar las comidas populares en los puntos de encuentro en los barrios. Y, además de estos puntos de comida populares, para el 2019 hay propuestas de acciones para la huelga de consumo como la promoción del uso de la bicicleta como medio de transporte (incluso organizándonos en bicipiquetes) o la incorporación de eslóganes y otros materiales que denuncien la sobrexplotación del cuerpo de la mujer, la tasa rosa, entre otras.

Para reflexionar sobre esto y avanzar hacia la transformación del modelo, la Economía Solidaria para este 8M. Porque queremos una Economía que promueva un consumo inclusivo, consciente y responsable que pongan los Cuidados en el Centro y tenga la vida como eje de la actividad económica.

Porque la Economía Solidaria será feminista o no será, ¡Nosotras nos plantamos!

Comisión de Feminismos de REAS red de redes
Publicado en Píkara Magazine (06-03-2019)

Las monedas ciudadanas fortalecen las cadenas de producción/distribución agrícolas
febrero 15, 2019
0

por Antonin Calderón y Jean Rossiaud (Moneda Leman / APRES-GE en colaboración con Gaëlle Bigler (FRACP / URGENCI)

Este es el tercer número de la serie que iniciamos en octubre sobre el tema de las “monedas locales”, después de una presentación general de las ventajas y desafíos de las monedas locales a través del ejemplo de la moneda local Lemán (enlace Internet) (octubre de 2018) y de las vías de colaboración y sinergias entre las monedas locales y los alimentos sostenibles (diciembre de 2018), proponemos hoy reflexionar en términos de cadenas de producción/distribución para los diferentes tipos de productos agrícolas, y a partir de la experiencia de Ginebra: de la semilla a la producción, de la producción a la transformación, de la transformación a la distribución, de la distribución al consumo. Los cinco sectores agrícolas clave en los que el Leman y la Cámara de la Economía Social y Solidaria (APRES-GE) están trabajando actualmente son los siguientes:

  • Cerveza: del lúpulo a la pinta
  • Verduras: de la horquilla al tenedor
  • Pan: de la semilla al pan
  • Madera: del árbol a la leña
  • El vino: de la cepa a la copa

Cada cadena de producción/distribuición presenta sus propias particularidades, y cada actor – cada eslabón de la cadena – su propia realidad y desafíos. Por eso es particularmente interesante reunir a los diferentes actores de un sector en torno a una mesa, con el fin de reflexionar juntos sobre los flujos de valor actuales y potenciales, y los flujos de caja resultantes. Por lo general, muchos agentes económicos no tienen tiempo para dar este paso atrás. La moneda local ofrece a los productores una gran oportunidad para fortalecer los vínculos entre ellos, y entre ellos y los consumidores, y así fortalecer la economía local frente a la competencia de los mercados globalizados. El servicio prestado por la moneda local es la “facilitación económica”: es una forma de intermediación que permite a los productores elegir mejor a sus proveedores locales y, en caso de sobreproducción, vender existencias en la comunidad de pago.

El sector cervecero: del lúpulo a la pinta

Tomemos el ejemplo de la cadena de la cerveza para ilustrar lo que estamos diciendo. El desarrollo de las cervecerías artesanales se encuentra actualmente en plena expansión y su funcionamiento es fácilmente modelable. Los principales eslabones de esta cadena son: agricultores, malteros, cervecerías, distribuidores, así como bares, restaurantes o tiendas de comestibles. El diagrama siguiente ilustra esto.

Si todavía no lo sabe, debe saber que el 90% de la cerveza está compuesta de agua, que se utiliza como base para la adición de malta, lúpulo y luego levadura. A esto se le pueden añadir ingredientes adicionales, como café, fruta, especias u otros condimentos o hierbas.

Los agricultores (1) cultivan los cereales, que serán transformados en malta por la maltería (2). Al mismo tiempo, el lúpulo (2”), una planta trepadora, debe ser cultivado y sus flores cosechadas y secadas; la levadura (2”) debe ser producida, generalmente en un laboratorio.

Estos tres ingredientes son utilizados por las cervecerías artesanales (3), con agua, para la producción de cerveza. También se necesitan otros productos para producir cerveza, como botellas, cápsulas, etiquetas, pegamento y, por supuesto, agua. Estos productos se consideran secundarios en la cadena de producción de cerveza, aunque obviamente son necesarios. Cada vez más a menudo, las cervecerías recogen sus botellas, a través de un sistema de depósito, y las reutilizan.

A continuación, los distribuidores (4) se encargan del transporte de las bebidas producidas en bares, restaurantes y los almacenes (5), donde se venden para el consumo, y en particular a los empleados (6) de las distintas empresas del sector cervecero. De hecho, algunos de los consumidores de cerveza trabajan en el sector.

También debería integrarse una nueva actividad en este sector cervecero: la producción de champiñones (4′). Trabajan con cervecerías, recuperando la malta usada (granos usados) y utilizándola como sustrato sobre el que crecerán los hongos (especialmente el shiitake y los hongos ostra). Actualmente se está estudiando la recuperación del sustrato para su uso como embalaje protector, por sus propiedades de ligereza y absorción de impactos.

Todos estos actores también tienen costes de locales, energía, maquinaria de producción y transporte, TI, impresión y administración. Esto es lo que llamamos la red secundaria de proveedores.

El siguiente diagrama resume la red primaria del sector cervecero, modelando los flujos de bienes/servicios, así como los flujos de efectivo que permiten estos intercambios.

La relación económica

La moneda local es sobre todo una herramienta para establecer vínculos económicos entre los actores de un sector. Si bien las partes interesadas están convencidas del valor de crear una economía local fuerte, no siempre tienen el tiempo, la energía o incluso los conocimientos para analizar todos los flujos actuales y potenciales en su propio sector económico. Presionados por las limitaciones económicas a corto plazo y la falta de liquidez, suelen ser lo más rápidos y baratos posible, mientras que su interés económico real a medio o largo plazo sería favorecer un enfoque concertado y solidario, por ejemplo, en un sistema de crédito mancomunado.

Trabajar en su propia moneda local anima a los agentes económicos a ser conscientes de las especificidades y de las diferentes limitaciones del sector y pone a todos en contacto comercial con sus proveedores y clientes potenciales: el agricultor con la maltería, la maltería con las cervecerías, los distribuidores con las cervecerías, y los bares, restaurantes y tiendas de comestibles con los distribuidores.

Lo que está en juego no es sólo económico y ecológico. Ciertamente, permite aumentar los volúmenes de actividad de cada individuo y las riquezas producidas en el territorio; y el desarrollo de este territorio, en cortocircuitos, refuerza la resistencia económica y la sostenibilidad ecológica (reducción de las emisiones de CO2). A nivel social y político, la red económica así creada rompe el aislamiento de cada actor y es el tejido social el que se fortalece. Juntos, será más fácil defender sus intereses colectivos y convertirse en partes interesadas en las políticas públicas para promover la agricultura local.

Liquidez monetaria para los sectores

El sistema de crédito mancomunado ofrecido por una moneda local complementaria como el Lemán en la región del Lago Lemán proporciona una liquidez significativa a las cadenas de producción/distribuición. De hecho, a cada actor se le concede una línea de crédito operativa (actualmente entre 1.000.- y 20.000.- LEM, dependiendo de su tamaño) que puede ser utilizada sin tasas de interés y sin límite siempre y cuando se mantenga por debajo del umbral establecido. El potencial de intercambio económico para el conjunto del sector en cuestión se ve, por tanto, incrementado por la suma de los límites de crédito de todos sus agentes.

Este sistema ancestral de puesta en común del crédito, prácticamente desaparecido hoy en día, absorbido por el sistema bancario contemporáneo, es, sin embargo, un sistema muy simple y muy estable. La red en su conjunto está por definición siempre totalmente equilibrada “a cero”: la suma de los importes positivos es siempre igual a la suma de los negativos, y no hay creación monetaria. Cuanto más dinero gira, más riqueza se produce. La falta de liquidez es un obstáculo para la actividad. Por lo tanto, el crédito compartido sustituye al crédito bancario de forma muy ventajosa.

El crédito bancario convencional es caro – cuando se concede, porque los bancos a menudo rechazan el riesgo. Aumenta el precio de los productos, porque es necesario incluir el costo del dinero (interés) en el precio de venta, y debilita al vendedor en un mercado competitivo ocupado por grandes grupos que bajan los precios.

Al trabajar en moneda local, recreamos una economía paralela y evitamos la presión de grandes grupos y productos extranjeros. La introducción de la moneda complementaria, en particular para los sectores agrícolas, debe considerarse como una estrategia de supervivencia y desarrollo. Pero debemos jugar el juego juntos, empresas, empleados y consumidores, para que la moneda pueda seguir abasteciendo continuamente a la economía local, sin estancarse en cuellos de botella.

Hacia una irrigación sana de las cadenas de producción/distribución

Por lo tanto, el principal desafío es evitar la formación de bolsas de retención de moneda local, lo que indica un bloqueo económico. Tal bloqueo es beneficioso si permite que el actor en cuestión se cuestione a sí mismo sobre sus socios que no aceptan la moneda local. Puede que haya llegado el momento de cambiarlos y de optar por proveedores que también encajen en la lógica de la deslocalización y de la responsabilidad social y medioambiental.

Aquí es donde entran en juego los servicios de los “facilitadores” en moneda local: trabajan con las empresas para integrar a los proveedores en la comunidad de pago, si cumplen las condiciones de la carta y, en caso contrario, para encontrar nuevos socios.

Por otra parte, las retenciones de moneda local son problemáticas si las empresas no pueden volver a poner en circulación tanta moneda como aceptan: la moneda pierde entonces su función principal, que es la de facilitar el comercio. El riesgo de devaluación de la moneda (se cambiará por debajo de su valor oficial, por ejemplo, se solicitarán 120 unidades para una mercancía/servicio por valor de 100 en la moneda del Estado) es, por lo tanto, significativo.

Dos tipos de actores pueden encontrarse estructuralmente en esta posición de “cuello de botella”. En primer lugar, la empresa que ocuparía un lugar central en la cadena de suministro y que no tendría sustitutos o tendría muy pocos. En el sector “cerveza”, es la industria cervecera, con la que todas las cervecerías locales tienen interés en trabajar en moneda local. En segundo lugar, la empresa al “final de la cadena”. En nuestro ejemplo, es el agricultor quien cultiva los cereales que luego se transformarán en malta. El siguiente diagrama muestra este problema de retención de la moneda local al final de la cadena de suministro.

Para estos dos casos, hay una respuesta teórica simple, pero no es tan fácil de ponerla en práctica, porque ya requiere una densa red económica: el pago de parte de los salarios en moneda local. Sin embargo, la redistribución mensual de la oferta monetaria es una poderosa palanca para impulsar la economía local y sostenible a través del consumo. Esto se explica en el diagrama siguiente .

Por lo tanto, hemos visto que los productores de las cadenas agrícolas tienen un claro interés en utilizar la moneda local para resistir la competencia de los grandes grupos y de los productores extranjeros. Sin embargo, este éxito se basa en el equilibrio de los flujos. Por lo tanto, el fortalecimiento de la economía local requiere organización y paciencia, ya que implica la incorporación de todas las partes interesadas en la comunidad de pagos a un círculo virtuoso.

Corresponde a la moneda local llevar a cabo esta labor de facilitación económica y puesta en común de créditos, y se le deben dar los medios para hacerlo. Una vez realizado este trabajo, de la misma manera que se instalaría un sistema de riego en un cultivo, el dinero puede fluir de manera virtuosa creando valor en la economía local y sostenible, y fortaleciendo la resiliencia económica frente a las crisis financieras sistémicas. 2008 debería ser una lección para nosotros!

En un futuro boletín de noticias, tomaremos el ejemplo de una o más empresas en particular y cómo utilizan diariamente la moneda local para dar sentido a su trabajo: un sentido económico, por supuesto, pero también el sentimiento de participar plenamente en la mejora del bien común.

Abril: encuentro preparatorio hacia un Foro Social Mundial de las Economias Transformadoras
FSMET meeting

Barcelona, 5, 6 y 7 de abril de 2019. Encuentro de trabajo en el que cada movimiento de economías transformadoras desarrollará dinámicas dirigidas a concretar los objetivos y prioridades a trabajar y ampliar el alcance de las entidades involucradas. Se acordarán planes de trabajo, se validará el modelo de gobernanza y se marcarán los próximos pasos a seguir.

Participantes: entidades vinculadas a los diferentes movimientos y practicas de otra economia, representantes de redes y movimientos sociales a nivel local e internacional.

Nos proponemos hacer del proceso, el objetivo. Iniciamos un proceso de confluencia, tanto a nivel local como internacional, entre todas aquellas iniciativas, movimientos y formas de comprender la economía que tienen como objetivo común la construcción de una alternativa real de transformación del sistema económico y financiero capitalista actual.

Queremos hacer de este Foro, una plaza. No nos queremos limitar a la celebración de un evento vitrina donde sólo hablen personas expertas, sino debatir juntas qué economía queremos.  Tampoco queremos sólo discutir y soñar ese “otro mundo posible”, porque sabemos que ya existe a través de miles de iniciativas que construyen alternativas. Queremos encontrar estrategias comunes para visibilizarnos, articularnos y multiplicarnos.

Trabajamos para que sea sostenible, que tenga continuidad más allá del Foro 2020, tanto a nivel local como internacional. Para hacerlo hace falta asegurar que este proceso se construye desde los territorios y generar espacios de articulación presenciales y virtuales a nivel local e internacional que tengan continuidad en el tiempos como espacios de confluencia y transformación.

Queremos dar a conocer las economías transformadoras y llegar a todas aquellas personas que todavía no forman parte. Para lograrlo, creemos que es necesario que el Foro cuente con una red de medios de comunicación independientes afines que puedan difundir el proceso y asegurar su efecto multiplicador.

Pronto más información en http://transformadora.org/

Ir a la barra de herramientas