Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
159
548
618
87
94
Actu
Actu
Actu
AG2017
AG2018
AG2019
Asamblea General
Boletin
Campaña
colaboracion
Edito
Editorial
Education and Research
Europa
Eventos
Featured
Formación
Internacional
Miembros
Open Call
Políticas públicas
Políticas Públicas
Punto de vista
recursos
Recursos
UniverSSE2017
Comienza una revuelta de las patatas en Suecia en respuesta al covid-19

Artículo del miembro de ECOLISE, Transition Sweden, mayo 2020

El 11 de abril de 2020, un puñado de ciudadanxs locales de la ciudad de Söderhamn, en el norte de Suecia, marcharon hacia el ayuntamiento exigiendo que se tomaran medidas sobre la producción de alimentos a la luz de la crisis de Covid-19. Sus acciones han provocado protestas similares en toda Suecia, que recuerdan la Revuelta de las Patatas de hace 103 años. Al final de la Primera Guerra Mundial, unas doscientas mujeres de Söderhamn iniciaron un levantamiento alimentario a nivel nacional el 11 de abril de 1917, debido al hambre generalizada en Suecia.

En Söderhamn, la ONG local Närjord, que forma parte del Centro de Transición del Sur de Norrland, entregó una lista de 22 demandas a la municipalidad local (véase más abajo). Y mientras que la Revuelta de las Patatas de 1917 vio reuniones masivas para el 1 de mayo de ese año, la Revuelta actual encontró otras formas socialmente distantes de manifestarse este 1 de mayo, con flash mobs a través del país colocando cubos de patatas y carteles instando a la revuelta. Las imágenes de grupos comunitarios plantando papas juntos y cubos de protesta en Malmö, Gotemburgo, Molkom y frente al parlamento en Estocolmo fueron compartidas en los medios sociales. Y el Club de Jardinería de Sävarådalen, cerca de Umeå, distribuyó cubos de la Revuelta de las Patatas a 10 pueblos para difundir el concepto.

La gente sigue publicando fotos de la Revuelta de las Patatas y más grupos comunitarios locales están tomando medidas a nivel local plantando patatas juntos, pidiendo acceso a las tierras públicas y haciendo participar a más residentes en los esfuerzos conjuntos de seguridad alimentaria.

La lista de 22 demandas presentadas al municipio de Söderhamn el 11 de abril para su aplicación en mayo-junio de 2020 son:

  1. El establecimiento inmediato de grupos municipales de crisis de seguridad alimentaria;
  2. La provisión de fondos de emergencia para financiar el aumento de la autosuficiencia, incluida la producción sostenible de alimentos a largo plazo;
  3. Que las semillas y los granos se compren inmediatamente a gran escala;
  4. Que el suministro de fertilizantes esté asegurado;
  5. Que se aseguren los demás insumos necesarios;
  6. Que los productores de alimentos existentes reciban apoyo por todos los medios disponibles;
  7. Que toda la tierra disponible sea inventariada inmediatamente y se haga utilizable;
  8. Que todos los invernaderos produzcan cultivos comestibles en 2020;
  9. Que un gran número de pequeños invernaderos se compren y presten a lxs ciudadanxs de la sociedad civil que pueden producir alimentos para varias personas;
  10. Que el municipio inicie el cultivo urbano en los lugares posibles;
  11. Que se ofrezcan “paquetes de inicio” para el cultivo en balcones y lugares similares;
  12. Ofrecer cursos intensivos en el cultivo de diferentes cultivos;
  13. Ofrecer cursos intensivos de trabajos agrícolas;
  14. Escribir regularmente un blog con consejos compartidos activamente en los medios sociales;
  15. Colaborar con los productores, mayoristas y distribuidores locales para asegurar la cadena alimentaria;
  16. Contactar inmediatamente con el Servicio de Empleo para trabajos de emergencia;
  17. Investigar inmediatamente las posibilidades de almacenamiento y procesamiento de las existencias;
  18. Examinar inmediatamente los canales de distribución, las cadenas de refrigeración, etc.
  19. Coordinar las oportunidades de cosechar más en el bosque (hierbas, bayas, hongos, etc.);
  20. Cooperar con los clubes de cazadores del municipio para la caza de otoño;
  21. Explorar otras posibilidades de producción de alimentos alternativos;
  22. Iniciar inmediatamente su propia producción de semillas de los cultivos de hortalizas necesarios.

La ONG Närjord también instó a los habitantes de Söderhamn a que escribieran al municipio sobre su preocupación por la seguridad alimentaria, exigiéndole que cumpliera su obligación legal de disponer de una capacidad de contingencia en materia de seguridad alimentaria.

Anders Persson, de Närjord, había calculado que cada habitante necesita unos 150 kg de patatas al año y que, a un precio medio de 20 coronas suecas/kg, cualquier persona de Söderhamn preocupada por la situación alimentaria podría adquirir una “cuota de patata” local y orgánica por 3000 coronas o unos 300 euros que Närjord cultivaría y entregaría después de la cosecha de patatas de otoño.

Una mirada retrospectiva a la Asamblea General Extraordinaria en línea de la red

El 23 de abril de 2020 se celebró una Asamblea General excepcional en línea de RIPESS Europa, que reunió a unos treinta miembros de toda Europa (enlace a la lista de miembros). Se discutieron varios temas aunque la primera mitad de la Asamblea General se dedicó enteramente al Covid-19 y cómo todo el mundo estaba manejando esta crisis sin precedentes.

Desde Portugal hasta Alemania, pasando por Grecia y Rusia, cada uno de los miembros nos informó sobre la situación actual de sus países, pero también sobre cómo sus gobiernos estaban gestionando la crisis y sobre sus sentimientos y acciones tomadas para hacer frente a la crisis como actores de la ESS. De este modo, pudimos percibir una especie de “panorama” europeo de los problemas vinculados a la crisis, los obstáculos encontrados y las soluciones aportadas por la ESS.

Se mencionaron a menudo algunos temas, como la falta de medios y de apoyo del Estado y la labor de promoción de algunas redes, pero también y sobre todo el desarrollo general de ciertas prácticas de solidaridad, como la ayuda a los más desfavorecidos frente a la crisis o el recurso creciente de las poblaciones al consumo local y equitativo, la resiliencia de la ESS pero el enorme grado de incertidumbre para el futuro a corto y mediano plazo. Puede encontrar todas las intervenciones de los miembros, clasificadas por país, en las notas de la AG.

A continuación, el debate se centró en la presentación del Plan Estratégico de Ripess Europa para el período 2020-2022. Una estrategia tridimensional con los objetivos de :

  • promover los ecosistemas territoriales y apoyar el surgimiento de nuevas redes;
  • perseguir el desarrollo y el reconocimiento de la economía solidaria;
  • fortalecer las alianzas existentes y crear otras nuevas.

Puede encontrar más información sobre el Plan Estratégico en las notas de la AG.

Por último, se anunciaron diferentes proyectos de cooperación entre los miembros: la realización de un cuestionario entre los miembros seguido de entrevistas en vídeo organizadas por el grupo de comunicación de Ripess Europa; la presentación de Smarketplace, un proyecto de la Cámara Suiza de Economía Social y Solidaria (Après-Ge); y el proyecto sobre la medición de la utilidad social de la ESS presentado por APES-Francia.

Crowdfunding : Agua para Rojava

Artículo de la Solidaruty Economy Association (SEA), Oxford, Inglaterra Mayo 2020

En la región del noreste de Siria, conocida también por su nombre kurdo, Rojava, se ha creado desde 2012 un sistema democrático de autoadministración, basado en la democracia de base, la ecología y la libertad de la mujer, en el que todas las diferentes comunidades étnicas y religiosas pueden convivir en sus propios términos, mediante la autonomía, la autodeterminación y la igualdad.

El sistema se basa en asambleas y consejos de barrio, con los principios de la ecología y la liberación de los géneros en el centro, y los valores del pluralismo étnico y religioso en general. Las mujeres están al frente y en el centro de este movimiento.

Pero ahora, el Rojava se enfrenta a grandes amenazas: La guerra, el embargo, la escasez de agua

Cuando comenzó la revolución en Rojava, el nivel de las aguas subterráneas era muy bajo debido principalmente a la agricultura industrial de monocultivos organizada por el régimen sirio en los últimos cuatro decenios, así como a la disminución de las precipitaciones como consecuencia de la crisis climática mundial.

En 2015, Turquía comenzó a utilizar el agua como arma contra el Rojava, reteniendo el agua de los ríos que fluyen de Turquía a Siria a través de las represas que ha estado construyendo en los últimos veinte años. (…)

Esta situación se ve muy agravada por la amenaza de Covid-19. En tiempos de una pandemia, el acceso al agua es más vital que nunca.

“En medio de una pandemia mundial que está sobrecargando los sofisticados sistemas de gobernanza e infraestructura, las autoridades turcas han estado cortando el suministro de agua a las regiones más afectadas de Siria”, dijo Michael Page, director adjunto para el Oriente Medio de Human Rights Watch. “Las autoridades turcas deben hacer todo lo posible para reanudar inmediatamente el suministro a estas comunidades”.

Ahora, la gente de Rojava necesita tu ayuda. Queremos recaudar 100.000 libras para la infraestructura vital de agua en el noreste de Siria.

Una pequeña fundación privada del Reino Unido que ha apoyado anteriormente proyectos en la región ha aceptado una oferta de financiación para poner en marcha el proyecto. Donará una libra por cada una de las primeras 50.000 libras recaudadas. Esto significa que sólo necesitamos recaudar 50.000 libras para alcanzar el objetivo de 100.000 libras.

El fondo ayudará a las cooperativas de mujeres y a los municipios democráticos de Rojava con proyectos como la reparación de la infraestructura dañada por los bombardeos, la excavación de pozos y la construcción de bombas de agua para los campos de refugiados, así como la financiación de proyectos a largo plazo como los sistemas de irrigación de granjas cooperativas e iniciativas de limpieza de ríos.
A pesar de la guerra en curso, la gente de Rojava sigue viviendo en forma cooperativa, reconstruyendo sus vidas, su ecología y su economía.

Puedes ayudar a apoyar estos esfuerzos. Por favor, informa a otras personas sobre esta campaña y dona lo que puedas.

El agua no es un arma. Av jîyan e – ¡El agua es vida!
¿Quiénes somos?

La Asociación de Economía Solidaria está trabajando junto con Aborîya Jin (Economía de las Mujeres) en el noreste de Siria, la ONG sin fines de lucro Un Ponte Per (Italia), la organización benéfica registrada en el Reino Unido Heyva Sor a Kurdistanê (Media Luna Roja Kurda), Roots for Change (Suiza), y la Campaña para Salvar el Tigris.

Vea el resto del artículo aquí. (en inglés)

¿Y si el coronavirus ayudara a difundir la economía solidaria?
?

Artículo de Valori.it, (en italiano) 25/4/2020

Diego Moratti (Red de Economía Solidaria): el encierro impuso un replanteamiento de los hábitos. Muchos se están acercando al mundo del consumismo crítico. Una oportunidad a ser explotada
Por Corrado Fontana

Con una pandemia de coronavirus aún en curso, intentamos captar los signos de un resultado positivo. Y el mundo de la economía solidaria, el de los gruppi d’acquisto (GAS) y el de los circuitos cortos, las relaciones entre consumidores críticos y pequeños productores, la alimentación sana y el precio justo, está desvelando una agradable verdad: hasta ahora ha respondido bien a las dificultades. Y eso no es todo. La economía solidaria ha reforzado la certeza de que ciertas buenas prácticas bien establecidas pueden ganarles al modelo de la agricultura intensiva. Además, gracias a las restricciones de bloqueo, el número de consumidorxs interesadxs en estilos de compra “alternativos” es cada vez mayor.
“Muchos hábitos cotidianos han cambiado obligatoriamente debido al virus, con la consiguiente posibilidad de arraigar -o empezar de nuevo- la afirmación de prácticas más sostenibles” confirma Diego Moratti, miembro del consejo nacional de la recién creada Red Italiana de Economía Solidaria (su nacimiento como RIES se hizo oficial justo antes del estallido de la epidemia). “Esas prácticas, si se integran y se suman, pueden afectar y provocar un cambio social y económico efectivo”.

Por consiguiente, ¿podría esta crisis convertirse en un punto de inflexión?

Esto es exactamente lo que surgió en el momento de la fundación de la nueva RIES el miércoles 22 de marzo de 2020. Preguntamos a más de 70 representantes de toda Italia: hubo una fuerte convergencia sobre el valor de la oportunidad histórica que estamos enfrentando.

¿Qué contribución pueden aportar concretamente las realidades de la economía solidaria para relanzar el sector agrícola después de la crisis del coronavirus?

“Hemos activado las relaciones con otras redes de productores y con los actores implicados en la defensa de la agricultura campesina en la dirección de la agroecología: el primer objetivo era proponer a los parlamentarios más sensibles el posible reconocimiento de nuestros sistemas de producción y distribución de alimentos de calidad en decretos gubernamentales emitidos gradualmente. El segundo objetivo consiste ahora en buscar líneas unificadas de intervención para el post-virus en el marco de un período mediano a largo de crisis económica, el más grave de los últimos 100 años (es decir, desde el ’29)”.

¿Qué papel desempeña la economía solidaria en la producción sostenible de alimentos, en la transición a la agricultura biológica, en los procesos de inclusión social?

“Las realidades de la economía solidaria se orientan principalmente hacia un mercado “interno” y una demanda “consciente”, que conoce a lxs productorxs y lxs elige por una serie de razones (no tanto por una supuesta conveniencia o conveniencia del supermercado). Por estas razones (sostenibilidad ambiental, inclusión social, formas cooperativas) el consumidor decide ser “solidario” con el productor.

Este concepto fundamental, incluso en tiempos de crisis económica, puede permitir “mantener” el apoyo a esa parte de la agricultura sostenible – orgánica, inclusión social – que se apalanca en nuestros GAS, los mercados de pequeños productores y prácticas similares. Siempre que estas actividades estén permitidas en términos legales y de seguridad en los diversos decretos de emergencia”.

La economía civil tiene flexibilidad y capacidad de recuperación. En esta crisis, ¿han confirmado la RIES y el GAS características similares?

“Una reunión a distancia organizada por la RIES a finales de marzo con un centenar de participantes, en su mayoría “expertos en GAS”, reveló respuestas “creativas” de las cadenas locales de producción y distribución de alimentos genuinos con respecto a las regulaciones contenidas en los decretos gubernamentales. Estos últimos han impuesto limitaciones a nuestros sistemas de relación, en beneficio de la gran distribución. Hemos aprovechado estas experiencias, poniendo a disposición de las personas en dificultad una serie de materiales para facilitar el reconocimiento, incluso formal, por parte de los alcaldes y prefectos de las actividades de los GAS o de los pequeños productores que se han propuesto hacer entregas a domicilio.
Tras un contratiempo inicial, muchos grupos de compra volvieron a encarrilarse reinventando formas de aprovisionamiento de productos, almacenándolos y entregándolos a las familias. Por ejemplo, se han propuesto condominios-GAS y nuevos espacios para clasificar los productos diseñados para mantener el distanciamiento social.

Otras realidades han desarrollado plataformas de pedidos en línea o por teléfono o se han incorporado a los circuitos de ayuda social de los distintos municipios, información y entrega de protección civil local o grupos de voluntarios nacidos para la emergencia. En otras palabras, la resistencia y la flexibilidad son cualidades típicas de estos circuitos de suministro alternativos”.

¿Conseguirá también inducir un replanteamiento del actual modelo agrícola en un sentido más sostenible?

“Todos lxs actorxs de la Red Italiana de Economía Solidaria – las organizaciones de Gas, Comercio Justo y Finanzas Éticas – son conscientes de que los considerables cambios en los hábitos de las personas, aunque sean forzados, dan una oportunidad excepcional para reflexionar sobre cuánto nuestro consumo, incluido el consumo de alimentos, repercute en la agricultura, el medio ambiente y la economía en general.

Estamos seguros de que el modelo de economía solidaria responde a muchas cuestiones críticas que el sistema de la agroindustria y la despersonalización de las relaciones económicas ha llevado al extremo. En particular, pienso en la sostenibilidad del medio ambiente y la contaminación. Por lo tanto, la crisis causada por la pandemia puede utilizarse para difundir nuestras buenas prácticas. Siempre y cuando puedan ser comprendidas y reconocidas por lxs ciudadanxs y las instituciones como un modelo mejor y preferible, alternativo y concretamente activado”.

Campaña : Por una economía sin virus

Artículo del Portal de Economía Solidaria, REAS, mayo 2020

Esta nueva crisis, que visibiliza una vez más las carencias y fallas de el actual sistema económico, vuelve a poner a debate cuál es el modelo económico, social y político queremos. Es el momento, por tanto, de visibilizar los aportes de la Economía Solidaria como de otras economías transformadoras y movimientos sociales y realizar una apuesta decidida por otros marcos y lógicas más justas, solidarias y sostenibles.

Con este objetivo, REAS Red de redes lanza  la campaña #PorUnaEconomíaSinVirus donde a través de la publicación simultánea de 6 artículos en diversos medios de comunicación busca poner en valor las propuestas y aportes de la Economía Solidaria y otras corrientes y movimientos transformadores como el ecologismo social o los feminismos, y mostrar nuevamente a la ciudadanía que es el momento de apostar de manera decidida por la construcción de nuevos marcos económicos, políticos y sociales más justos, solidarios y sostenibles.

Esta campaña cuenta con textos de personas de referencia cuyas reflexiones y aportes son de enorme utilidad en el presente momento de crisis sistémica. Para abrir boca, tenemos el privilegio de contar con la colaboración del economista argentino, Jose Luis Coraggio, uno de los pioneros del movimiento de economía solidaria, quien nos muestra los posibles escenarios que se nos pueden abrir en los próximos meses, en función de si seguimos apostando por el actual modelo donde el mercado está por encima de cualquier otra consideración o de si, por el contrario, “en lugar de un mercado omnipresente e individualizador tuvieran como base una red compleja de comunidades territoriales, con autarquía económica y autonomía política relativas”.

Seguimos profundizando en las iniciativas solidarias que se están generando para atender las múltiples necesidades que están surgiendo en esta pandemia, de la mano de la Guía de iniciativas que promovimos hace unas semanas y que ha superado las 100 iniciativas. De la mano de Genoveva López y Carlos Rey, nos adentramos en algunas de las más representativas.

Entrevistamos a Amaia P. Orozco y su compañera de Colectiva XXK Silvia Piris, junto Álvaro Porro, del Comisionado de Economía Social, Desarrollo Local y Consumo del Ayuntamiento de Barcelona, gente afín y querida de la red, para seguir desvelando juntas las fallas del actual sistema y encontrar pistas para esta necesaria transición, cortesía de Blanca Crespo.

Jordi García, padre de la propuesta de Mercado Social, nos invita a seguir profundizando en las propuestas y herramientas de la economía solidaria, para aprovechar la madurez y trayectoria de la red y el movimiento generado en estos 25 años así como la oportunidad que estos momentos de crisis ofrecen para proyectarnos como la salida en un “periodo decisivo para la historia de la humanidad”.

Y para ello, para salir de esta “triple pandemia (sanitaria, económica y de cuidados) provocada por el COVID-19” y que ,“ha quebrado el modelo actual poniendo de manifiesto las deficiencias que existían en la dotación de recursos públicos a servicios básicos como la sanidad, así como la fragilidad del sistema de cuidados y la precarización de gran parte del tejido económico”, Sandra Salsón y María Atienza nos marcan cuáles deberían ser las propuestas de políticas públicas desde la perspectiva y aportes de la Economía Solidaria.

Por último, de la mano de la Confluencia feminista producto del proceso de articulación del Foro Social Mundial de Economías Transformadoras nos adentramos en la lectura de la crisis desde una perspectiva feminista, poniendo de manifiesto las contradicciones del sistema en época de pandemia y antes de ésta así como esbozando los elementos para una agenda transformadora para una economía para la vida.

Esta serie de textos serán recogidos posteriormente en una publicación digital dirigida a la base social de REAS Red de redes en el marco de su 25 aniversario.

Aportar alivio y resiliencia a lxs productorxs: 3,1 millones de euros de financiación anunciados por Fairtrade International

Artículo (en inglés) de Fair Trade International, mayo 2020

En el Día Mundial del Comercio Justo, Fairtrade International anuncia el lanzamiento de un “Fondo de Ayuda a lxs Productorxs de Comercio Justo” y el establecimiento de un “Fondo de Resistencia de lxs Productorxs de Comercio Justo” en respuesta a la pandemia mundial COVID-19. Los dos mecanismos de financiación, con una inversión inicial de 3,1 millones de euros, tienen por objeto satisfacer las necesidades inmediatas de lxs agricultorxs, lxs trabajadorxs y sus comunidades, estableciendo al mismo tiempo una base para los esfuerzos de recuperación económica a más largo plazo.

Darío Soto Abril, Director General de Fairtrade International, dijo: “Como sistema, Fairtrade trabaja todos los días para cambiar el comercio de manera que los agricultores y los trabajadores puedan ganarse la vida de manera decente. En tiempos de crisis, debemos hacer aún más para garantizar la salud, la seguridad y el futuro de quienes trabajan tan duro para suministrarnos los productos que amamos”. Nos damos cuenta de que estos fondos no son suficientes para satisfacer todas las necesidades de todxs lxs productorxs afectadxs por la pandemia, por lo que nos comprometemos a seguir buscando fuentes de financiación adicionales dentro del sistema, así como con los asociados”.

El Fondo de Ayuda a lxs Productorxs de Comercio Justo pone inicialmente 2,1 millones de euros a disposición de las organizaciones de productorxs certificadas por el Comercio Justo para la inversión que se necesita urgentemente en seguridad y medios de vida. Las iniciativas de ayuda podrían incluir la compra de máscarillas y equipo médico y de protección básico, el pago temporal de los salarios de lxs trabajadorxs suspendidxs, el establecimiento de iniciativas locales de seguridad alimentaria, la sensibilización sobre las precauciones de seguridad, la construcción de instalaciones médicas de emergencia y los costos de continuidad de los negocios, entre otros. El fondo se ha establecido gracias a las contribuciones de las organizaciones nacionales de comercio justo.

“Las organizaciones de productorxs se movilizaron rápidamente para apoyar a sus miembros y comunidades, como lxs productorxs de café en Colombia que distribuyen paquetes de alimentos e higiene a lxs ancianxs de su comunidad, lxs brasileñxs que ayudan a higienizar sus ciudades o lxs beliceñxs que entregan máscarillas. Este ha sido el caso de la mayoría de las organizaciones de productorxs de todo el mundo. Contar con este apoyo financiero adicional marcará una diferencia significativa en el nivel de ayuda que se puede proporcionar a algunas de las comunidades que más necesitan asistencia”, dijo Xiomara Parades, Directora Ejecutiva de CLAC, la Red de Productores de Comercio Justo en América Latina y el Caribe.

Si bien el Fondo de Ayuda se centra en las necesidades inmediatas, es evidente que la pandemia también tendrá un efecto extremo en las cadenas de suministro y el comercio mundial, a menudo con un impacto que sólo se sentirá en la próxima temporada de siembra y cosecha. El Fondo de Resistencia de lxs Productorxs de Comercio Justo, financiado actualmente con 1.000.000 de euros por los miembros del sistema de comercio justo, se está estableciendo para satisfacer las necesidades a largo plazo de los productores a medida que empiezan a mirar la vida después del COVID-19.

El Fondo de Resistencia de lxs Productorxs de Comercio Justo tiene por objeto apoyar las intervenciones económicas a largo plazo, como la restauración de empresas, la creación de capacidad basada en la tecnología, el tratamiento de los riesgos en materia de derechos humanos en las cadenas de valor mediante intervenciones programáticas, el apoyo al fortalecimiento de las finanzas para hacer frente a los riesgos futuros, y la promoción, como algunos ejemplos.

“Además de pedir a nuestras organizaciones nacionales que aporten fondos, estamos buscando socixs que nos ayuden a crear este fondo con visión de futuro para garantizar que, a medida que lxs agricultorxs y lxs trabajadorxs empiecen a recuperarse de los efectos de COVID-19, puedan asegurar sus medios de vida, al tiempo que se crea capacidad de recuperación en las cadenas de suministro”, dijo Soto Abril.

Fairtrade invita a los minoristas, empresas, organizaciones no gubernamentales y organismos gubernamentales a contribuir al Fondo de Resistencia de lxs Productorxs. Los fondos del Fondo de Ayuda a lxs Productorxs de Comercio Justo y del Fondo de Resistencia de lxs Productorxs de Comercio Justo se asignarán proporcionalmente a las tres Redes de Productorxs de Comercio Justo regionales. A su vez, las Redes de Productorxs administrarán y gestionarán la distribución, el seguimiento y los efectos de los fondos a las organizaciones de productores certificadas de Comercio Justo Fairtrade en la primera línea de la crisis de COVID-19.

“La crisis no terminará cuando el COVID-19 deje de propagarse. Ya estamos viendo que se avecina una crisis económica mundial”, dijo Nyagoy Nyong’o, Director Ejecutivo de Fairtrade África, la red de productores que cubre África y Oriente Medio. “Lxs agricultorxs y lxs trabajadorxs son resistentes y creativxs. Este fondo adicional les permitirá identificar oportunidades o modelos de negocio alternativos, así como seguir invirtiendo en el futuro de sus comunidades”.

#

Para más información, por favor contacte:
Johnna Phillips, Director de Relaciones Exteriores, press[a]fairtrade.net

20 anos de CRESAÇOR

20 anos a Promover Ideias, a Realizar Vontades, a Construir Futuro.

Anos de desafios, de inovação e empreendedorismo social, com muitas iniciativas e projetos que lançaram sementes, se agarraram à terra, desabrocharam e deram frutos.

O presente é incerto e não podemos falhar aos que contam connosco.

A CRESAÇOR continua, firme, empenhada na sua Missão, ao serviço dos seus Cooperadores, das Pessoas e da Região. Determinada, a lutar, reinventando-se, criando novas dinâmicas e modalidades de trabalho, empenhada em contribuir e fazer a diferença, com saudades da normalidade e a sonhar o futuro.

OBRIGADA por acreditar no movimento de Economia Solidária nos Açores. 
Assista ao teaser 20 anos CRESAÇOR https://youtu.be/ht5CPUOsKWE

La crisis del Covid-19 afecta a los pequeños agricultores griegos. Una campaña para unir a productores y consumidores a nivel local!

Informe de Jenny Gkiougki, President of AgroecopolisRed Helénica de Agroecología, Soberanía Alimentaria y Acceso a la Tierra

Grecia está experimentando bajas tasas de mortalidad relacionada con el corona virus, pero las medidas impuestas llegaron pronto y fueron tan duras como en otros países más afectados, lo que supone una grave tensión para una sociedad y una economía en ruinas debido a la actual crisis económica. En una comprensible medida para proteger un Sistema Nacional de Salud ya agotado, el 27 de febrero, un día después de que se diagnosticara el primer caso de Covid-19 en Salónica, se cancelaron todas las celebraciones del Carnaval en todas partes. El 11 de marzo, las escuelas cerraron, y dos días después, Grecia limitó los viajes no esenciales y cerró los cafés, restaurantes, bibliotecas, museos, etc. Desde el 23/3 hasta el 4/5 (40 días de “cuarentena”) el país ha estado en un estricto bloqueo donde lxs ciudadanxs sólo pueden salir por un tiempo limitado y por una serie de razones específicas, y necesitan notificar por SMS sus movimientos.

Lxs pequeñxs agricultorxs agroecológicxs se vieron muy afectadxs por el COVID-19. Las estrictas restricciones de circulación y el cierre provisional de muchos negocios hicieron que lugares como pequeños restaurantes, hoteles y mercados de agricultores se volvieran repentinamente inaccesibles para la mayoría de ellos, que no reciben subsidios ni compensaciones y dependen de una corta cadena de suministro para su supervivencia. Esto es fundamental, no sólo para sus medios de vida, sino para la continuidad de la agricultura familiar en Grecia. Los agricultores de CSA (Agricultura Apoyada por la Comunidad), que suelen operar a escala más local, también se enfrentaron a dificultades, ya que en muchos casos no se les permitió viajar y en su lugar tuvieron que utilizar los servicios de empresas de reparto ya abrumadas, lo que añadió costo y restó calidad a sus productos. Además, la mayoría de las iniciativas de CSA en el país, hasta ahora, son informales, no hay ningún “contrato” firmado entre las dos partes y no existe ninguna asociación nacional oficial para promover o defender sus intereses.

Las restricciones a la circulación sirvieron para poner de relieve muchas patologías subyacentes relacionadas con el sector agrícola y la producción de alimentos en Grecia, pero también para poner de manifiesto cómo los sistemas alimentarios globalizados de los que dependemos pueden colapsar y cómo las soluciones más eficaces para la seguridad alimentaria, por no hablar de la soberanía alimentaria, tienen que basarse en los fundamentos de la agroecología y lo local. Lxs consumidorxs se encontraron de repente con una nueva realidad: que el lugar donde la mayoría de ellxs adquiere sus alimentos (los supermercados) ya no es seguro, y que los alimentos comprados allí tendrán que ser lavados con jabón para eliminar la posibilidad de infectarse. La problemática de un sistema alimentario plagado de intermediarios vuelve a mostrar su cara, no en términos de acumulación de beneficios, sino en términos de poner en peligro la salud pública.

Agroecópolis – La Red Helénica de Agroecología, Soberanía Alimentaria y Acceso a la Tierra (AEP) promovió una reunión electrónica con pequeñxs productorxs de todo el país a mediados de marzo; con representantes de asociaciones de cultivadores orgánicos, miembros de las redes EcoFest y agricultorxs individuales, a fin de evaluar la situación y decidir sobre la acción colectiva, en calidad de asamblea. Como respuesta urgente e inmediata, se decidió llevar a cabo una campaña nacional en los medios digitales y sociales que promoviera los vínculos locales directos entre productorxs y consumidorxs de todo el país.

En pocos días, un grupo de activistas de la alimentación sin beneficio personal directo, bajo la coordinación de Agroecópolis, comenzó a desarrollar la campaña e incluso fueron capaces de crear un corto video promocional mientras no podían filmar nuevas imágenes! Todxs nos unimos porque nos damos cuenta de la importancia de estar al lado de nuestrxs agricultorxs; ¡ahora más que nunca! De la nada, sin acceso a recursos ni organización previa, en un momento de extrema incertidumbre, fuimos capaces de organizar cuatro grupos diferentes, trabajando en aspectos de la campaña, incluyendo la creación de contenidos, la difusión, el enlace con lxs productorxs y la organización del “match-making” final.

El mensaje principal de la campaña es: #Apoyar la pequeña producción local de alimentos #Nos quedamos en nuestros campos y atendemos las necesidades de su hogar. Nos proponemos llegar a un público mucho más amplio que lxs “receptorxs habituales” de acciones similares organizadas por eco-activistas y bioagricultores en el pasado. Nos dirigimos a las ” personas en cuarentena” del coronavirus: consumidorxs que viven en un entorno urbano (desde las grandes ciudades hasta los pueblos pequeños), que ahora están preocupados por la seguridad en las grandes tiendas abarrotadas; están interesadxs en comer sano; y desean proteger y atender a sus familias en tiempos de incertidumbre. La campaña durará hasta julio, y cada semana se centrará en un aspecto diferente: por qué es importante comer localmente; por qué la agroecología es la solución; mostrar los perfiles de los productores de diferentes zonas, etc.

Como se trata de un asunto urgente, y no de una campaña planificada, es bastante complicado organizar los recursos y crear un modelo que funcione, ¡inmediatamente! Nuestro primer objetivo es asegurarnos de que “ni una hoja más se pudra en el campo“. Basándose en los principios de la Agricultura Apoyada por la Comunidad (CSA) y Reko (la alternativa finlandesa), lxs consumidorxs interesadxs de una localidad y lxs productorxs elegidxs (voluntarixs experimentadxs han creado un “sistema de investigación” para asegurarse de que cumplen con los mismos principios que nosotros) se reúnen utilizando grupos de Facebook, donde nuestros voluntarios crean cada grupo, instigan la interacción y supervisan los primeros pasos hasta que los miembros asumen el control y se autoorganizan. La idea es promover la autogestión de las necesidades y la movilización de lxs ciudadanxs a nivel local, creando así las condiciones para alcanzar mayores niveles de autonomía y soberanía alimentaria en términos locales. Contamos con equipos de voluntarios que trabajan en la creación de contenidos y en la difusión de la campaña para que genere respuestas de los consumidores de toda Grecia, y pretendemos tener grupos en cada gran ciudad, en cada prefectura, a finales de junio, para asegurarnos de que todos estos pequeños agricultores reciben el apoyo de las redes de consumidores.

En los primeros cuatro días de la campaña hemos tenido más de 400 respuestas de lxs consumidorxs y el objetivo ahora es asegurarnos de que podemos hacer coincidir la demanda con la oferta.

Este proyecto comenzó como una respuesta inmediata y urgente al hecho de que lxs pequeñxs productorxs orgánicxs de toda Grecia se enfrentan a dificultades para acceder a los mercados debido a las restricciones del virus. Su objetivo es conectar, a nivel local y directo, a lxs productorxs y consumidorxs en todas las prefecturas del país, para que su sostenibilidad esté asegurada. Pero, también servirá de terreno fértil para la creación de redes de PGS (Sistemas de Garantía Participativa) y CSA (Agricultura Apoyada por la Comunidad) que consolidarán aún más el movimiento de Soberanía Alimentaria a nivel nacional -una necesidad en los tiempos inciertos que se avecinan, en un país que ya se ha agotado por la actual crisis económica de diez años.

Para más información, o para unirse a la campaña visite https://www.agroecopolis.org/covid-19/ (sólo en griego)

El Manifiesto de APRES

¿Y si la “vuelta a la normalidad” se acompañara de cambios reales para el medio ambiente, el ser humano y la sociedad?

El Manifiesto del Après reagrupa propuestas de acciones políticas y concretas para hacer de la transición ecológica y social nuestra brújula para salir de la crisis!

Complementario a la convocatoria del 4 de mayo (en francés), este manifiesto propone soluciones concretas para un futuro sostenible.

> Consultar el Manifiesto (en francés) <

Hallazgos
Esta crisis sanitaria es una oportunidad
Covid-19, una crisis más en una sociedad ya enferma.  La simple reactivación de la economía de Antés está fuera de discusión.  El Estado debe aumentar su papel regulador
La deuda como respuesta a esta crisis es insostenible La búsqueda de beneficios financieros por sí sola es insostenible

OBJETIVOS
Construyamos una economía de sobriedad solidaria
Compartamos, cooperemos
Favorezcamos los circuitos cortos y la economía regional
Trabajemos de forma diferente, gobernemos nuestras organizaciones de forma diferente
Reapropiémonos de nuestro tiempo, nuestra vida, nuestra salud y nuestras capacidades ciudadanas Desarrollemos una política de “bienes comunes” para cubrir nuestras necesidades básicas Desarrollemos una Ginebra internacional como conductora de la sostenibilidad, y de los equilibrios mundiales y locales

PROPUESTAS
La transición ecológica, social y solidaria como brújula para salir de la crisis
La creación de un fondo y una red de expertos como pilotos de la transición
La ayuda pública vinculada a esta crisis como una palanca para la economía de mañana
Financiación innovadora como alternativa a la deuda privada y pública “clásica” ” Nuestros ahorros como motor de nuestra economía
La moneda Lemán como estimulante del comercio local
Una plataforma segura para los circuitos cortos como alternativa a los gigantes de la globalización como Amazon.
La cooperación y la mutualización como modelos de desarrollo
Los barrios como unidades vivas y básicas para la transición
La información independiente como garante de la construcción de nuestro libre albedrío
La cultura como expresión de la creatividad y como catalizador para un futuro sostenible
Las redes de economía social y solidaria como redes de transición
Tomando la salida correcta de la crisis

Saludos de la “Cooperativa Fair & Bio” desde República Checa

Fair & Bio Roastery se une a la ola de solidaridad! A pesar del confinamiento del país (con cafés cerrados, restaurantes, mercados al aire libre, caterings, la mayoría de las oficinas, etc.), seguimos funcionando gracias a nuestros colaboradores en línea desde todo el país. La gente se preocupa por el comercio justo y la producción orgánica, los pequeños medios de vida y las empresas, ya sea aquí en la República Checa o en el extranjero, y muestran su solidaridad comprando estos bienes – con un origen claro y producidos en condiciones de trabajo decentes y con el respeto a nuestro planeta.

Ir a la barra de herramientas