Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
159
548
618
87
94
Actu
Actu
Actu
AG2017
AG2018
AG2019
Asamblea General
Boletin
Campaña
Edito
Editorial
Education and Research
Europa
Eventos
Featured
Formación
Internacional
Miembros
Políticas públicas
Políticas Públicas
Punto de vista
recursos
Recursos
UniverSSE2017
Convocatoria abierta para la iniciativa Ciudades Transformadoras 2020

Desde 2017, la iniciativa Ciudades transformadoras ha celebrado a colectivos de todo el mundo que han transformado su comunidad de manera sistemática con el Premio del Público Ciudades transformadoras. Lxs ganadorxs del año pasado se han convertido en una fuente global de inspiración:  

  • La campaña “Nuestra agua, nuestros derechos” resistió con éxito la privatización del agua en Lagos (Nigeria).
  • En España, Barcelona Energía iluminó las casas de la gente con energía renovable y se enfrentó al poder corporativo.
  • En México, Cooperación Comunitaria A.C. trabajó con las técnicas tradicionales de la comunidad y reconstruyó sus casas después de que un terremoto las destruyera.
  • En Kenya, el Proyecto de Gestión de Residuos de Dajopen convirtió los residuos en valiosos nutrientes que regeneraron el suelo. 

Hoy comienza el reclutamiento de nuevos ejemplos inspiradores de transformación en 2020: un “open call” (convocatoria) para encontrar a los líderes locales del cambio global. 
¡Tal vez sea su colectivo! Aplique aquí para el Premio del Pûblico Ciudades Transformadoras 2020. O tal vez conozca otros colectivos que deberían conocer esta oportunidad. Por favor, comparta con ellos esta convocatoria. 

Tres historias clave para cada categoría serán elegidas por evaluadorxs expertxs en diferentes campos. Estas 12 historias recibirán una gran difusión, ya que se quiere compartir las experiencias más inspiradoras con un público lo más amplio posible.   Como finalista de la edición 2020 su historia será incluida en el Atlas de Utopías 2020, que este año presentará a todos los finalistas de las tres ediciones hasta ahora. Un inspirador mosaico de verdaderas utopías transformadoras. 

Su objetivo no es crear competencia entre las diferentes prácticas políticas, sino más bien poner de relieve las prácticas de transformación y fomentar su difusión a nivel internacional.

Listos, preparados, a aplicar y a compartir !

Proyecto Erasmus + BUSSE y 2º Foro Polaco de Soberanía Alimentaria
BUSSE - Building up SSE

Elena Tzamouranou, que trabaja en Dock, miembro griego de RIPESS Europa, relata:

“Hace unos días, hicimos un viaje de 3 días a Varsovia, Polonia, como parte del programa BUSSE (Building Up SSE) en el que participamos. El programa es una colaboración estratégica de los actores de la ESS para el desarrollo de la innovación y el intercambio de buenas prácticas, al tiempo que tiene como objetivo difundir las prácticas y actividades de la ESS, proporcionando conocimientos, habilidades y competencias relevantes.

BUSSE está a punto de desarrollar un programa innovador de formación de 4 módulos y material de apoyo relevante tanto para los formadores como para los alumnos. Los módulos de capacitación consisten en

1) Desarrollo y Conversión de un vector en un proyecto ESS

2) Potenciación de las comunidades en el marco de la ESS

3) Principios de la ESS en las cooperativas

4) Prácticas de ESS basadas en los valores de la soberanía alimentaria

Los primeros 2 días se dedicaron al programa BUSSE incluyendo el trabajo en los 4 módulos tal como se han formado hasta la fecha, se discutieron los retos que surgieron, se identificaron las lagunas y se trabajó en mejorarlas.

El tercer día visitamos la cooperativa Dobrze en Polonia, que posee dos tiendas de comestibles en el centro de Varsovia, e intercambiamos experiencias sobre cuestiones como la gobernanza, la participación, la organización y el funcionamiento de una cooperativa de alimentos.

Después de eso, visitamos el 2º Foro Polaco de Soberanía Alimentaria. Participamos en el taller sobre la creación de redes para las asociaciones regionales e interregionales. El taller incluyó tres ejes principales:

1) Empoderar la ESS a través de progtamas regionales

2) Sinergías para la Soberanîa Almentaria y la Educacion Agroecológica

3) Sinergias entre las redes de alimentos alternativos.

Queremos agradecer a nuestros socios del proyecto BUSSE, Ekumenická Akademie (República Checa), Dobrze (Polonia), Utopía (Ucrania), Ksoe (Austria) por la oportunidad de aprender y discutir sobre la Economía Social y Solidaria en Europa Central y del Este y por toda la experiencia que hemos adquirido en los temas arriba mencionados”.

¿Trabaja en la formación de la SSE?

¿Está tratando el tema de la soberanía alimentaria?

¿Quiere saber más sobre el programa y sus módulos de formación?

Si es así, por favor vaya a la página del programa

Empatheast y la imaginación radical

EMPATHEAST es el foro internacional anual para el cambio social impulsado por la empatía de la Asociación Ideas Factory (Sofía, Bulgaria). Su cuarta edición en 2019 (1-3 de noviembre) atrajo la comunidad local para un cambio social consciente en la ciudad de Plovdiv y la mezcló con las perspectivas más amplias de los creadores de cambios de todo el mundo. El tema profundamente inspirador de EMPATHEAST 2019 fue “Imaginación radical: salidas de emergencia de un mundo caótico”.
Un rico panel de conferencias con oradores de Bulgaria, India, Italia, Hungría y el Reino Unido llenó el primer día del foro. Abarcaron un amplio espectro de temas y opciones que determinan nuestra vida cotidiana en cuanto creadores y consumidores: el potencial del arte como fuerza comunitaria radical, el estilo de vida alternativo en los pueblos búlgaros, ejemplos de modelos de solidaridad en todo el mundo, la escritura creativa como acción activista, cómo abordar las relaciones de poder en el trabajo cultural y las soluciones a la pobreza energética.


Entre los conferenciantes se encontraban Istvan Sczakats (director de la Fundación AltArt y Fabrica de Pensule en Cluj (Rumania), Jason Nardi, Italia, del comité ejecutivo de una de las mayores redes de economía solidaria del mundo – RIPESS, Will Buckingham y Hannah Stevens (Wind&Bones) – escritorxs socialmente comprometidxs del Reino Unido que viajan por todo el mundo y enseñan el storytelling para el cambio social y Vera Petkanchin – una empresaria social de Junior Achievement (Bulgaria).


Otro aspecto destacado del programa fue el debate de medio día de duración en World café sobre las brillantes oportunidades para el futuro de los pueblos búlgaros. Los jóvenes de la localidad, los ancianos de los pueblos de toda Bulgaria y los representantes de las ONG e instituciones debatieron juntos soluciones estratégicas y prácticas a los problemas existentes en las zonas rurales de Bulgaria. Se ha puesto en marcha un grupo de reflexión rural a partir de los participantes del World Café

El foro reunió a unas 300 personas durante los tres días de su desarrollo. Transformó completamente tres espacios públicos muy conocidos en Plovdiv: la Oficina Central de Correos, la Casa de la Ciencia y la Técnica y el edificio de Total Sport & Squash en el edificio de una antigua fábrica de tabaco.

Artículo del foro internacional para el cambio social http://empatheast.org/.

RIPESS contribuye a los diálogos políticos de GSEF – Foro Mundial de la Economía Social – en Europa y Latinoamérica
GSEF Liverpool UK November 2019

Los Diálogos Políticos regionales de GSEF se organizan para promover el intercambio de conocimientos entre los responsables de la creación de políticas públicas y los actores clave de la ESS. RIPESS ha participado en ambos diálogos con el objetivo de contribuir a la promoción de la ESS y llevar a los foros internacionales la visión de los proyectos de ESS locales.

RIPESS EU se unió a la 3ª edición del Diálogo Político Europeo organizado por el Foro Global de la Economía Social (GSEF), nuestros socios y colaboradores a largo plazo.

Este año el Diálogo tuvo lugar en Liverpool, Reino Unido, el 18 y 19 de noviembre de 2019, en torno al tema «Construir la diversidad y la inclusión a través de la Economía Social Solidaria». Hubo un debate rico y abierto en torno al tema principal, que se centró en tres temas principales:

  • Cómo los gobiernos locales deben avanzar en los enfoques para una inclusión genuina
  • Ir más allá de la inclusión a través de prácticas y políticas innovadoras de integración laboral
  • La Economía Social Solidaria: un motor para permitir la diversidad de los futuros líderes

Como RIPESS EU presentamos nuestro trabajo basado principalmente en el tercer tema, pero por supuesto con conexión a todas las áreas importantes de la ESS. En cuanto a la ubicación del evento de este año de GSEF, se organizó en colaboración con la Autoridad combinada de la región de la ciudad de Liverpool (LCRCA) y la Universidad de Liverpool. Y fueron unos anfitriones bastante sorprendentes.

El día después de la conferencia organizaron un tour mágico de práctica de ESS por toda la ciudad. Lo cual fue una buena idea, ya que la región de la ciudad de Liverpool tiene un ámbito de la ESS dinámico y vibrante donde emplean a más de 40.000 personas en las organizaciones del sector de la ESS.

Estuvimos visitando el Centro del Milenio Kuumba Imani como un lugar central para el activismo comunitario, el Baltic Creative CIC un área única para reunir a las industrias emergentes y creativas con un enorme enfoque en la propiedad y el intercambio, y Homebaked Bakery y Community Land Trust, un lugar de tanta inspiración, la mejor tarta del mundo y una increíble lucha contra el aburguesamiento y el asalto del capital especulativo a la tierra y a las casas.

Escrito por Alfonso Cotera (RIPESS LAC) y Drazen Simlesa (RIPESS EU)

Reunión nacional de los CSA en Noruega

El movimiento de los CSA en Noruega está creciendo año tras año. En diciembre de 2019 habían 82 CSA activos en el país. Dado que Noruega es un país pequeño, con sólo unos 5,3 millones de habitantes y alrededor del 3 % de la superficie terrestre es apta para la agricultura, el número de CSA es relativamente alto en comparación con los países vecinos. Cada año la red informal se reúne para obtener la última actualización del modelo de CSA en Noruega y para aprender e inspirarse en las mejores prácticas de cada uno.

Reunión anual el 15 de noviembre en Oslo

El evento más importante para los CSA en Noruega es la reunión nacional organizada por Organic Norway, que coordina la red informal de CSA. En total, 60 personas se reunieron para inspirarse, actualizarse, adquirir nuevos conocimientos y establecer redes. En total estuvieron representados 21 de los CSA, a menudo con 2-3 personas de cada CSA. La mayoría de los CSA noruegos producen vegetales, pero unos pocos también tienen producción de carne y lácteos. 4.300 partes se vendieron en los CSA noruegos en 2018, con casi 9500 personas comiendo de esas partes.

En la agenda

El día comenzó con saludos de los dos sindicatos de agricultores que organizan a todos los agricultores de Noruega. El jefe del sindicato de pequeños agricultores dijo: “¡Los CSA son buenas arenas para la construcción de conocimientos para lxs consumidores que se preocupan por la producción de alimentos, de dónde vienen y cuánto trabajo se requiere para tener éxito con la producción de alimentos! Estxs consumidores representan una importante alianza para nosotrxs que trabajamos en la agricultura”.

Otros temas que se debatieron fueron cómo asegurar una economía sostenible, y cómo trabajar en tener más miembros para los CSA y cómo tener éxito en la comunicación dentro de estos. También se habló de dos proyectos de investigación recientes e información sobre el trabajo en curso sobre cómo involucrar la producción láctea y cárnica en el modelo de CSA.

Establecimiento de redes e intercambio de experiencias

Hay una amplia gama de diferentes CSA en Noruega, pero siempre hay mucho que aprender unos de otros. Muchos CSA noruegos están organizados por lxs consumidores y contratan a un jardinero para la producción de hortalizas en las ciudades o en sus alrededores, mientras que otros se basan en una granja tradicional ya existente con una producción a gran escala combinada con un pequeño número de socixs. Otros han convertido su granja en un huerto en el que se cultivan diversos cultivos y en el que los consumidores participan compartiendo el riesgo. Siempre es muy útil trabajar en grupos e intercambiar prácticas e ideas durante la reunión de la red nacional. Después del programa formal, la mayoría de lxs participantes comieron una pizza vegetariana orgánica y continuaron socializando durante la noche.

Artículo de Urgenci, por Alexandra Devik, Organic Norway

(Foto de cobertura: Trabajo en grupo, discutiendo estrategias de comunicación en los CSA noruegos. Crédito : Organic Norway)



Fracaso y esperanza después de la Cumbre del Clima de Madrid
Sommet sur le climat de MadridSommet sur le climat de Madrid

La Conferencia Internacional COP25 tuvo lugar en Madrid (España) del 2 al 13 de diciembre de 2019. Jason Nardi, de RIPESS EU y Coordinador de RIPESS Intercontinental, estuvo allí y participó en la «Mesa redonda de alto nivel sobre la economía circular», donde argumentó que necesitamos un enfoque radicalmente diferente de la economía.

Escrito por Jason Nardi, Coordinador de RIPESS Intercontinental

La 25ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima se celebró en Madrid (en lugar de Santiago de Chile, donde debía tener lugar) del 2 al 13 de diciembre 2019: dos semanas de negociaciones entre los representantes de los casi 200 países que son parte de la CMNUCC, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Durante esta COP25, los Estados debían finalizar las reglas de implementación del Acuerdo de París firmado en 2015, el cual se supone que estará en pleno funcionamiento a partir de 2020. Además, debían aumentar la ambición de sus compromisos de reducción de emisiones, que actualmente son totalmente insuficientes para alcanzar los objetivos y evitar las consecuencias más graves del calentamiento global. Las negociaciones terminaron más de 2 días después de lo previsto y con un acuerdo realmente débil y un fracaso sustancial.

La COP 25 se celebró al final de un año caracterizado por fuertes movilizaciones de los jóvenes, que elevaron la atención sobre la crisis climática y la inacción de los Estados a niveles nunca antes alcanzados. Medio millón de personas salieron a las calles de Madrid el viernes 6 de diciembre, reclamando justicia climática y responsabilidad de los gobiernos del mundo. A continuación se celebró la Cumbre Social del Clima, el evento de la sociedad civil que contó con más de 300 citas promovidas por activistas de todo el mundo para proponer soluciones alternativas, y que terminó con una declaración titulada: «El mundo ha despertado a la emergencia climática«.

Entre los muchos espacios de la Cumbre Social, se encontraba la Minga Indígena, organizada por representantes de comunidades indígenas para hablar de los impactos del cambio climático en sus territorios. Aunque las negociaciones oficiales se trasladaron a Europa, la sociedad civil sudamericana no renunció a su espacio de expresión, y en Santiago se celebraron las dos reuniones previstas, la Cumbre de los Pueblos y la Cumbre Social por la Acción Climática.

RIPESS participó tanto en la COP25 oficial (ver más abajo la intervención del coordinador de RIPESS Jason Nardi en el debate de alto nivel sobre «Economía circular, ciudades y edificios» en colaboración con FMDV e ICLEI) como en la Cumbre Social Climática, en varias reuniones organizadas por aliados como ECOLISE y miembros como REAS Madrid.

La COP del próximo año, que tendrá lugar en Glasgow entre el 9 y el 19 de noviembre de 2020, será la prueba final para los gobiernos de todo el mundo. La movilización de nuestras redes, movimientos y organizaciones a todos los niveles es más crucial que nunca para ejercer cada vez más presión sobre los representantes políticos y los gobiernos que se retractan de asumir sus responsabilidades y de seguir persiguiendo un modelo económico contaminante, extractivista y destructivo, en lugar de tomar medidas reales para cambiarlo. Y necesitamos vincular la movilización a las «economías transformadoras» que se reunirán en Barcelona en el FSMET (25-28 de junio de 2020).

En este sentido, se multiplican las acciones legales de ciudadanos y organizaciones contra Estados y empresas contaminantes, reclamando justicia climática y protección de los derechos humanos fundamentales – el reciente caso ganado por la Fundación Urgenda contra el gobierno de los Países Bajos es ejemplar.

Pero aún más esperanzadoras son las acciones positivas tomadas a nivel local y el potencial de las colaboraciones trans-locales, que involucran a ciudades que están invirtiendo en la economía circular y social solidaria, donde los ciudadanos organizados, los gobiernos y empresas responsables y otras partes interesadas pueden colaborar para construir el sistema económico resistente al clima y la sociedad que necesitamos urgentemente.


Mesa redonda de economía circular de alto nivel: Las ciudades y los edificios como agentes de la acción climática

Discurso de Jason Nardi, Coordinador de RIPESS Intercontinental

Tres cuartas partes del uso de recursos y de las emisiones de gases de efecto invernadero ya provienen de las ciudades, y las tendencias en la urbanización, la motorización, la población y el crecimiento económico aumentarán aún más estas cifras si no nos volvemos más inteligentes y sostenibles en la forma en que vivimos, consumimos, viajamos y producimos. Muchas ciudades se enfrentan a una grave contaminación del aire, el agua y los residuos; resultado directo de unas pautas de consumo y producción insostenibles, lo que hace que la salud de los ciudadanos sea un imperativo clave para la acción.

Sin embargo, la clave para liberar el potencial de las ciudades va mucho más allá: se trata de aumentar la ambición política, una colaboración constructiva entre los diferentes niveles y sectores del gobierno, políticas innovadoras de vivienda, urbanas y climáticas, incentivos económicos sólidos y una mejor planificación urbana. Es la acción integrada y coordinada de los actores implicados, como los encargados de formular políticas, los inversores y los promotores, entre otros, la que acelerará el impacto para ayudar a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.

(De la introducción a la Mesa Redonda)

1) De las ciudades «inteligentes» a las ciudades inteligentes colectivas

Muchas, si no la mayoría, de las grandes ciudades actuales son ecológicamente insostenibles y socialmente injustas (concentración de emisiones, contaminación, viviendas de mala calidad, no resistentes y muy dependientes de la provisión centralizada – como la energía, los residuos, el transporte, etc.) y necesitan ser rediseñadas todas juntas, reducidas y reconstruidas. Se planificaron o transformaron en torno a modelos de mercado intensivos en carbono, excluyendo a muchos habitantes y sus comunidades, especialmente a aquellos que viven en economías informales como la mayoría de las realidades del sur global (60% de promedio). Si las ciudades son como organismos, sólo deberían crecer hasta su límite natural, biorregional, habitable y con capacidad de futuro. Tal vez menos «inteligentes» y más inteligentes colectivamente.

Por eso se necesitan otros enfoques más ecosistémicos y justos: La Economía Social Solidaria (ESS) y las finanzas se basan en la economía circular, de abajo hacia arriba, con soluciones innovadoras y probadas desde hace mucho tiempo, adaptadas a contextos muy diferentes. Se hacen con una inteligencia colectiva, cooperativa y compartida y con un uso eficiente de los recursos existentes, recreando cadenas de suministro agroecológicas y relocalizadas.

El crecimiento económico lineal extractivo desregulado y la competencia global financiada del «libre mercado» son algunas de las causas fundamentales de la emergencia ecológica y climática en la que nos encontramos, por no hablar de las brechas de desigualdad y pobreza que generan.

El crecimiento económico ecológico no lo hace más sostenible y una verdadera economía circular es incompatible con el sistema económico actual. Necesitamos una transición justa hacia una economía viva, donde produzcamos y consumamos menos, reutilicemos, reparemos, redistribuyamos y regeneremos más. La «economía circular» sin derechos económicos sociales no es viable.

2) Incluir a las comunidades marginadas y a los trabajadores informales en las dinámicas circulares

Los trabajadores informales representan entre el 50 y el 80 por ciento del empleo urbano (autónomo) del Sur global. Sin embargo, están en gran medida excluidos de la infraestructura y los servicios públicos, el espacio público y los contratos de adquisición pública. Ya están contribuyendo a una economía circular y resistente de bajo carbono, pero rara vez se les reconoce, apoya u ofrece medios financieros, empezando por las mujeres, que son la mitad de la población.

Necesitamos un enfoque radicalmente diferente de la economía, basado en la propiedad descentralizada y colectiva, la organización y gestión cooperativa y democrática, las cadenas cortas de suministro y los circuitos económicos solidarios locales. Esto ha demostrado funcionar en muchos casos en todo el mundo.

Hay miles de ejemplos en los que la colaboración entre las empresas informales, de economía solidaria y cooperativa y las finanzas con los gobiernos locales han tenido éxito al dar respuestas a problemas sociales, urbanos y medioambientales, y al contribuir a una actividad humana con bajas emisiones de carbono.

Algunos ejemplos:

Bamako, en Mali, ha estado trabajando en la transformación de 50.000 toneladas de residuos sólidos en fertilizantes y energía. El municipio, las estructuras de la ESS y las organizaciones campesinas están implicadas. Los residuos para el compostaje se recuperan de los mercados, de las escuelas, etc. Es sólo el principio, pero es prometedor.

En Solapur, India, la cooperativa de vivienda de los trabajadores de beedi y textiles dirigida por mujeres, junto con el sindicato de trabajadores, ha construido casi 16.000 casas (y otras 30.000 están en camino) adaptadas a las condiciones climáticas locales, con materiales de origen local, la participación de los trabajadores, que de alquilar chozas en los barrios bajos se convirtieron en propietarios de sus casas sostenibles en un pueblo que construyeron, con el apoyo del gobierno local y con los servicios comunitarios, escuelas, hospitales y el mercado local de agricultores (ganaron el premio Ciudades Transformadoras, 2018).

3) Derecho a la ciudad y la Nueva Agenda Urbana

Esto es lo que llamamos Derecho a la ciudad reconocido por la Nueva Agenda Urbana de Hábitat III: planificación urbana participativa por y para las personas y comunidades, ciudades inclusivas, justas y sostenibles, creación de espacios des-modificados para los circuitos económicos locales, soberanía alimentaria y energética y bienes comunes urbanos. Y alianzas más amplias, como las que se establecen entre ciudades (como las iclae) o las que se construyen entre los Estados y las Naciones Unidas, como la Alianza Mundial lanzada por Francia.

Para ello, es necesario tener la voluntad y el coraje político de (re)municipalizar los servicios públicos esenciales y las infraestructuras, con asociaciones público-comunitarias y control y gestión democráticos: habilitación de cooperativas comunitarias de vivienda y fideicomisos de tierras, agua controlada por los ciudadanos, producción descentralizada de energía, movilidad compartida y pública, gestión circular de residuos y alternativas de baja emisión y resistencia para el sector de la construcción, con un enfoque especial en el uso de materiales y conocimientos locales, fab-labs comunitarios y espacios de fabricación e inclusión de los grupos de población más vulnerables.

Las soluciones impulsadas por el mercado han fracasado en la mayoría de los casos – es hora de actuar devolviendo el control a la gente, para una sociedad justa, socialmente inclusiva y saludable.

Eso es lo que la economía circular es y debe ser.

Bergamo, encuentro de formadores, enriquecido con visitas inspiradoras y alegres

Por Josette Combes

Los miembros del programa Erasmus SSE IVET 2(1) se reunieron en Bérgamo del 14 al 18 de octubre para una semana de trabajo sobre la construcción de un módulo de formación de formadores. Se trata de transmitir los fundamentos de la Economía Social y Solidaria en la formación inicial y profesional de los países que participan en este programa. El proyecto comenzó con una fase de estudio sobre la presencia y la calidad de las clases de ESS en la formación inicial y profesional, que demostró que, en la mayoría de los casos, estaban ausentes.

La fase 2 del programa consiste en diseñar un módulo para la transferencia de información esencial a los formadores para que lo incluyan en sus planes de estudio. Al final de la formación, lxs formadores deben estar familiarizados con la ESS, sus principios y valores, pero también con sus prácticas, comprender el papel que la ESS puede desempeñar en el desarrollo local de su comunidad como vehículo para el cambio, ver el futuro del mundo laboral en ESS y participar activamente en un proceso de formación continuo y dinámico.

No se trata sólo de transmitir contenidos, sino también (y más aún) de proponer metodologías y posturas que ilustren el posicionamiento de la ESS con respecto a valores básicos como la democracia en el trabajo, el respeto y la acogida de todxs, el principio de cooperación y la sinergia de competencias.

Los participantes compartieron sus materiales basados en un marco desarrollado por Technet, Dock y Solidarius, que también proporcionó una bienvenida y entretenimiento.

El proceso participativo ha permitido, a partir de la reflexión colectiva, recoger las aportaciones de cada participante, que serán revisadas y validadas por el grupo. Así, se desarrolló una herramienta para apoyar la observación de las experiencias de campo que el grupo tuvo el privilegio de conocer gracias a la proximidad de Solidarius con los actores. La elección de Bérgamo fue motivada por el hecho que la ciudad y su región son ricas en experiencias de economía solidaria altamente estructuradas y en red.

Visitamos la Cooperativa Ruah, una planta de reciclaje que emplea a personas con dificultades de integración, especialmente migrantes. Se dedicó un día entero a visitar la cooperativa IRIS, creada en 1978 por un pequeño grupo que quería promover la agricultura de calidad y el consumo local y luego establecer una planta de procesamiento para controlar toda la cadena de producción. Conocimos a uno de sus fundadores, Maurizio Gritta, en una fábrica ultramoderna de nueva construcción. Compartió con nosotros la historia de la cooperativa, que pragmáticamente organizó su evolución manteniendo los principios esenciales que estaban en el origen del grupo original de actores: no envenenar la tierra, crear empleos, especialmente para las mujeres, mantener una relación directa con los consumidores, mantener la propiedad colectiva de los medios de producción considerados como un bien común. Un objetivo central es también garantizar un precio justo para el productor y el consumidor. A continuación, la visita a la granja permitió comprender mejor el vínculo entre todas las actividades, en particular las que consisten en sensibilizar sobre la economía solidaria a través de intervenciones con niños de 7 a 11 años en sus escuelas, para asegurar el futuro de una manera u otra.

Después de una deliciosa comida in situ, nos pusimos en contacto electrónico con uno de los responsables de Banca Etica que nos presentó las diferencias que distinguen a este banco del sistema bancario tradicional, la no especulación, el crédito y el apoyo específico a las personas que el sistema ordinario rechaza, la transparencia de la gobernanza y una gama mucho más reducida de salarios.

Las tardes fueron una oportunidad para disfrutar de la hospitalidad de lugares igualmente cooperativos donde comimos mientras conocíamos a la gente involucrada en la ESS: Circolino, un restaurante cooperativo ubicado en la Citta Alta, después de un breve recorrido por esta parte antigua y fortificada de la ciudad. La Cooperativa Sociale Arete de agricultura orgánica, la Porta del Parco es un complejo agrícola situado en el territorio del municipio de Hub y a las puertas del Parque Regional de las Colinas, compuesto por un viñedo, una zona verde que alberga jardines sociales y colectivos y una estructura utilizada como restaurante y punto de venta de productos locales y ecológicos.

En todas partes pudimos apreciar no sólo el compromiso de los actores en el desarrollo de las actividades sociales y ecológicas, sino también la amabilidad, simpatía y alegría que prevalecen en todos estos lugares y hay que decir que es reconfortante después de días de intenso trabajo dedicados a la transmisión de nuestro tema común, la economía solidaria..

(1)Technet /Alemania, MES /Franceia Dock / Grecia, Solidarius / Italia, APDES/ Portugal, CRIES / Rumania, RIPESS EU

Encuentro sobre impacto social, 28 de noviembre 2019, en Villeneuve d’Ascq, Francia

El impacto social más allá de las cifras
Los socios del proyecto europeo VISES están organizando sus terceras reuniones de impacto social: “Impacto social más allá de las cifras”.
Este evento tendrá lugar el jueves 28 de noviembre de 2019 de 9:30 am a 2 pm en Villeneuve d´Ascq, Francia.

Después de 4 años de investigación-acción, los socios del proyecto europeo VISES dan a conocer sus resultados. Empresas de prueba, centros de investigación, federaciones de empresas de la economía social y solidaria de Francia y Bélgica les explicarán lo que han aportado al proyecto VISES y cómo les ha sido útil. TIESS (Territoires Innovants en Economie Sociale et Solidaire – Centre de transfert Québécois en innovation sociale) también estará presente y compartirá con nosotros su visión de la evaluación del impacto social, con la idea de abrir la reflexión sobre una visión común del impacto social, más allá de las fronteras.
Para más información sobre el proyecto Vises, no dude en visitar la página web: http://www.projetvisesproject.eu/

Para inscribirse o para obtener más información, póngase en contacto con Apes – Olivia Ruel-Mailfert: oliviamailfert@apes-hdf.org

El FSMET se celebrará del 25 al 28 de junio de 2020 en Barcelona

El Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras se celebrará del 25 al 28 de junio de 2020 en Barcelona. Así lo han decidido los integrantes de la confluencia local de Barcelona, anfitriona del evento y que está integrada por un grupo de activistas de diferentes sectores de las economías transformadoras (economías feministas, soberanía alimentaria y agroecología, procomunes y economía social y solidaria, comercio justo y finanzas éticas, entre otros).

La fecha se escogió teniendo en cuenta los calendarios de eventos internacionales en los que participan las diferentes redes que forman parte del Comité Coordinador que impulsa el proceso a nivel internacional, buscando que estas actividades no se solaparan con otras, con la finalidad de favorecer la participación del mayor número de personas posible. 

Con un calendario de nueve meses, los integrantes de la confluencia de Barcelona y los del Comité Coordinador ya se están organizando en diferentes comisiones de trabajo para asumir tareas como la logística, los contenidos del Foro, la comunicación o la acogida de los participantes internacionales que vendrán a Barcelona para participar en el encuentro.

Se busca que el FSMET sea una cita diversa donde haya una amplia representación de los cinco continentes y el máximo de colectivos posibles, como pueden ser, entre otros, campesinos, indígenas, LGTBI, movimientos feministas, juveniles, espirituales, de okupas, del mundo de la educación, de la economía digital, del periodismo alternativo o del mundo laboral como sindicatos y uniones de trabajadores. 

La idea será dar a conocer los proyectos de economías transformadoras que ya existen y que son la demostración que hay otra vía al modelo capitalista. Además, el encuentro busca construir puentes entre entidades, organizaciones o redes de alrededor del planeta . 

También se persigue que sea un espacio útil de interconexión y confluencia entre los diferentes movimientos de las economías transformadoras, donde se concrete una agenda mundial común con el compromiso de los colectivos y acuerdos específicos que aseguren la continuidad del movimiento después del proceso de confluencia.

Para alcanzar estos retos, el FSMET incluirá una programación basada en distintos itinerarios con actividades como talleres, charlas, programación cultural, espacios para la creatividad, la participación virtual o áreas infantiles, entre otros.

Para seguir las noticias del Foro, cómo inscribirse, espacios de participación virtual, eventos de convergencia local, videos, ver https://transformadora.org/es

Para saber más sobre el encuentro de julio pasado y la composición del nuevo Comité de Coordinación del evento, véase https://transformadora.org/es/node/241

Emergencia climática, respuestas y alternativas de la Economía Social y Solidaria
septiembre 20, 2019
0
Foto Blog El Salto Diario

Blog del Salto Diario, 19/09/2019, por Comisión de Ecología de la red de economía solidaria de Cataluña (XES)

Con la Huelga por el Clima del 27S y la semana de acciones previstas para la semana previa en el horizonte, reflexionamos sobre el papel de la Economía Solidaria en estas movilizaciones y su capacidad para contribuir a transitar hacia sociedades post-carbono más sostenibles y solidarias.

Nos quedan 11 años (solamente) para alcanzar el límite admisible de temperatura global del planeta, y una vez superado nos llevará a un cambio en el clima de la Tierra, irreversible y sin precedentes, que supondrá una amenaza para las generaciones futuras. Así de contundente fue el mensaje de emergencia la Organización de Naciones Unidas (ONU), tras su 73ª Reunión de Alto Nivel sobre el Clima y Desarrollo Sostenible el pasado mes de marzo.

Los cálculos realizados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) señalan que un incremento de 1,5ºC respecto a los niveles anteriores a la industrialización podría ser asumible con medidas de mitigación, adaptación y resiliencia. Éste fue el aumento de la temperatura global que estableció como límite la ONU en la Convención sobre el Cambio Climático que tuvo lugar en Paris en 2015, una línea roja que no se debe cruzar de ningún modo. En cambio, si la temperatura subiese más de 1,5ºC (como se prevé) nos encontraríamos ante situaciones catastróficas; como sequías más severas y frecuentes, inundaciones, olas de calor extremo, cultivos destrozados…, lo que provocaría consecuencias nefastas para la biodiversidad y para la humanidad.

Los impactos que ha generado el cambio climático, son directos e indirectos, y relacionados con la actividad humana, según la evidencia científica. Los ecosistemas naturales están íntimamente interrelacionados con esa actividad.

Ante esto, diversos Estados y Administraciones de todo el mundo han declarado la Emergencia Climática, un total de unas 800, cifra en continuo crecimiento desde que la ciudad de Darebin, Australia, declarase en 2016 por primera vez este estado de Emergencia Climática.

De manera pareja a estos pronunciamientos institucionales, diversos movimientos sociales y ecologistas, sindicatos, Administraciones y, cómo no, también la Economía Social y Solidaria (ESS) están articulándose y movilizándose para lograr acciones de impacto que contribuyan al cambio de paradigma necesario para hacer frente a esta emergencia. La convocatoria de Huelga contra el Cambio Climático del 27 de septiembre y las movilizaciones previstas para la semana del 20 al 27 son muestra de ello, y son múltiples los movimientos y organizaciones que están trabajando para que dichas convocatorias sean un éxito.

¿Pero qué supone declarar el estado de Emergencia Climática? ¿Acaso esa alerta que están poniendo en la agenda pública los movimientos sociales y ecologistas del mundo tiene la misma estrategia para acabar con el cambio climático? ¿Es posible promover la paz, la prosperidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en un mundo globalmente capitalista, basado en un crecimiento económico lineal, que no tiene en cuenta los límites del planeta? ¿Promueven los Objetivos de Desarrollo Sostenible realmente una Economía Social, justa, equitativa y democráticamente radical en todo el mundo?

Una ESS para la transición ecosocial

Ante a todas estas preguntas, las entidades que promueven la ecología dentro de la Economía Social y Solidaria tienen sus propuestas. La ESS forma parte del conjunto de economías transformadoras que se erigen como modelo económico alternativo al modelo capitalista imperante y que priorizan el bienestar de las personas y su entorno. Son, por tanto, las más idóneas para proporcionar una solución efectiva que reduzca los impactos socioambientales que nuestra sociedad ha generado y que han desembocado en la situación de emergencia climática actual.

La ESS comprende una gran variedad de iniciativas que desarrollan una actividad económica desde una base colectiva con una clara voluntad de contribuir a la transformación de nuestra sociedad, integrando para ello criterios sociales y ambientales en sus valores, su organización y sus actividades.

Dentro de la ESS encontramos fórmulas tan diversas como cooperativas, fundaciones e incluso asociaciones, que incorporan cierto nivel de profesionalización. Así pues, el vínculo con los movimientos sociales de base es muy estrecho, hasta el punto que algunas iniciativas surgen de la mano de personas vinculadas a dichos movimientos, que deciden dar un paso más para la implementación de sus reivindicaciones sociales y medioambientales, realizando proyectos o servicios relacionados con dichas demandas o, sencillamente, desarrollando una actividad económica con un enfoque más sostenible.

La ESS es una práctica económica que se desarrolla en diversos sectores de la economía, tales como: la comunicación, energía, movilidad, agroecología, alimentación, consumo etc. Muchas de estas iniciativas son claros ejemplos de éxito, como la cooperativa de consumo de energías renovables, Som Energia, cuya labor contribuye a la lucha contra el cambio climático. Surgida del ámbito universitario y estrechamente vinculada a movimientos sociales ha alcanzado los 60.270 socios. Se trata de una experiencia que, además, hace posible el empoderamiento de las personas para poder consumir fuentes de energía renovables y participar incluso en la propia generación de energía, ya sea en instalaciones colectivas o como prosumidor.

La ESS constituye, por tanto, una oportunidad para construir modelos socioeconómicos que contribuyan a transitar a la sociedad postcarbono a la que nos dirigimos. Pero puede haber muchas sociedades pos-carbono y diversas transiciones para llegar a ellas. Necesitamos que esta transición ecológica sea una oportunidad para construir sociedades más justas, equitativas y democráticas. Y este proceso de transición debe ser rápido, pues tenemos poco tiempo, y si no lo lidera la Economía Social y Solidaria y otras alternativas, lo harán las grandes corporaciones.

Pero ¿está la Economía Social y Solidaria preparada? Es importante que el tejido de la ESS se haga esa pregunta, y vea las transiciones como una gran oportunidad para acelerar y hacer crecer estas alternativas que vienen cultivándose desde hace años. Porque si no conseguimos construir este espacio necesario desde la ESS, nos podemos encontrar con escenarios no deseables, cada vez más desiguales y con un crecimiento de los ecofascismos.

Retos en el horizonte

Tenemos varios retos para fortalecer la ESS delante la situación de Emergencia Climática. Necesitamos hacer de la transición ecológica el eje vertebrador de nuestras estrategias de impulso y fortalecimiento de la ESS, lo que conlleva, por ejemplo, priorizar los sectores estratégicos para la transición.

Por otra parte, debemos orientar la ESS a su crecimiento, para poder generar alternativas amplias y replicables que puedan competir con las grandes corporaciones. Así mismo, hemos de incidir en el modelo educativo y cultural, que promueve el individualismo, fomentando en su lugar la cooperación y la solidaridad, y profundizar en los vínculos y alianzas que pueden tejerse entre las iniciativas económicas transformadoras y los movimientos sociales que luchan por derechos sociales, el medio ambiente y la emergencia climática.

Pero, además de las acciones de transformación del día a día que aportamos desde la ESS en pos de la descarbonización de nuestras vidas y actividades, el gran reto es extrapolar estos modelos de funcionamiento más ecológicos y democráticos al resto de la sociedad. Y hemos de empezar por las propias entidades sociales, cooperativas y empresas de la ESS, que tienen aún como asignatura pendiente incorporar en su funcionamiento una visión más ecológica y respetuosa con el medio ambiente. Este es, de hecho, uno de los objetivos para los que nació la Comisión de Ecología de la XES (Xarxa d’Economia Solidaria de Catalunya): “fortalecer la dimensión ecológica de la Economía Social y Solidaria”.

Hay un largo camino a recorrer con el conjunto del universo de la ESS y los movimientos por el clima, y que como apuntamos ha de extenderse a toda la sociedad, dada la urgencia del problema y la necesidad de dar respuestas en corto plazo a la emergencia climática.

En este proceso, serán clave las próximas convocatorias de movilización por la justicia climática para infundir conciencia y generar el cambio de paradigma necesario para transitar a una sociedad y economía descarbonizada. En éstas movilizaciones, vamos a confluir entidades y personas diversas, y las entidades de la Economía Social y Solidaria debemos jugar un papel clave como motor de este cambio de paradigma global.

Por ello, asumimos como nuestra la declaración de Emergencia Climática, y hacemos un llamado a la movilización activa y a la participación masiva en la Huelga Mundial por el Clima del próximo 27 de septiembre, así como en las actividades de esta Primera Ola de movilizaciones, previstas desde el 20 de septiembre.

Porque, la Economía Social y Solidaria será sostenible y justa o no será.
Porque, sólo desde una apuesta firme y clara por una economía descarbonizada veremos el mundo en que queremos vivir.
¡Nos encontramos en la Ola!

Ir a la barra de herramientas