Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
159
618
94
Actu
Actu
Actu
AG2017
AG2018
AG2019
Asamblea General
Boletin
Campaña
Edito
Editorial
Education and Research
Europa
Eventos
Featured
Formación
Internacional
Miembros
Políticas públicas
Políticas Públicas
recursos
Recursos
UniverSSE2017
Fortalecer la agricultura local con monedas sociales
wikipedia

por Gaëlle Bigler (FRACP / URGENCI) y Jean Rossiaud (Monnaie Léman / APRES-GE)

En el último número de la Newsletter RIPESS-Europa, les propusimos abrir regularmente una sección/blog sobre el tema de las «monedas locales», dedicada a explicar las ventajas y los retos de esta herramienta al servicio de la economía social y solidaria y las cuestiones que se plantean tanto a nivel local como internacional en su desarrollo. También tomamos el riesgo de artículos más largos, lo que nos permitió discutir este nuevo y complejo tema con un poco más de profundidad. El primer artículo se centró en el ejemplo del Lemán, la moneda de la zona franco-suiza alrededor del Lago Lemán, su fondo de garantía y su sistema de crédito mutuo, sus billetes y su blockchain.

La idea es aprovechar nuestra experiencia de terreno, imaginar cómo construir, tanto a nivel transnacional como en otros contextos geográficos locales en constante cambio, sinergias entre los sectores de la ESS y las monedas locales: la moneda local puede servir como instrumento tanto para la construcción de cadenas de producción  (agricultura, informática, construcción, etc.) como para promover los intercambios entre dichas cadenas de la ESS, y entre éstas y las autoridades públicas.

En este número, Gaëlle Bigler y Jean Rossiaud son coautores de este segundo artículo que sienta las bases para una reflexión sobre la importancia del uso de monedas complementarias en el desarrollo de la agricultura agroecológica, partiendo de su propia tierra, la Suiza francófona.

***

Como se presentó en el artículo anterior, como muchas otras monedas locales, el Lemán fue creado para responder localmente a dos crisis sistémicas mundiales contemporáneas: la crisis financiera y la crisis climática. El objetivo del dinero ciudadano es dar una identidad territorial real a la llamada economía de transición, una economía post-extractivista (post-carbono, post-nuclear) y post-especulativa. Ofrece una solución inmediata y concreta para reubicar la producción y el consumo y orientarlos hacia una mayor sostenibilidad. Promueve el desarrollo de una densa red de empresas, negocios, consumidores y autoridades públicas que comparten estos principios, ética e ideas de ciudadanía y compromiso. Como dijo un portavoz de Eusko: cuando sacas tu billete de Eusko para pagar, es la «tarjeta de identidad de la ttransición» la que exhibes. Consumir alimentos sanos lo más cerca posible de casa, de fuentes conocidas, que hayamos contribuido a producir o distribuir, es una acción que se beneficia de ser integrada y articulada en una perspectiva económica y financiera más amplia.

Desde 2008, la Fédération Romande des ACP (FRACP) reúne una treintena de iniciativas de toda la Suiza francófona. Originalmente «ACP» se refiere a la Agricultura Contractual Local, y por extensión, ACP se utiliza para cualquier iniciativa, asociación o cooperativa que entra en un enfoque de asociación entre un grupo de ciudadanos y productores locales para un compromiso social, económico y solidario. Este compromiso recíproco les permite recibir, generalmente cada semana, los productos para los que ha firmado un contrato. Es un sistema de venta en circuitos cortos, sin intermediarios entre el productor y el consumidor.

Las misiones del FRACP consisten en reunir, es decir, reforzar los vínculos entre las ACP; acompañar, es decir, compartir conocimientos; apoyar a nuevas ACP y a las que se encuentran en dificultades; y promover, es decir, sensibilizar y defender el modelo ACP entre las autoridades públicas y políticas.

Desde hace varios años, FRACP es miembro activo de la red internacional Urgenci para la agricultura ciudadana. En efecto, los modelos desarrollados en Suiza corresponden a la definición desarrollada conjuntamente por los miembros de una veintena de países: la agricultura con apoyo ciudadano (CSA) es una asociación basada en las relaciones humanas directas entre los consumidores y uno o más productores, donde los riesgos, las responsabilidades y los beneficios del trabajo agrícola se comparten como parte de un compromiso mutuo a largo plazo.

La propia red Urgenci es muy activa en el movimiento por la soberanía alimentaria y en la promoción de asociaciones locales y solidarias, especialmente dentro de la Red Intercontinental para la Promoción de la Economía Social y Solidaria (RIPESS).

Este compromiso con el desarrollo de la agricultura local, ecológica, social, solidaria y a escala humana para garantizar la soberanía alimentaria ha llevado a FRACP a participar en varios eventos a nivel local, como el día de reflexión coordinado por el programa Alimentar a la ciudad de Ginebra, la campaña para añadir un artículo sobre la soberanía alimentaria a la constitución suiza; y a nivel internacional: participación en la redacción de un libro sobre las asociaciones locales y solidarias, la co-escritura de la Declaración Europea de Agricultura apoyada por los ciudadanos, etc.

Entre los diversos temas de trabajo, tanto a nivel local como internacional, se encuentra la cuestión del desarrollo de las cadenas de producción a consumo  ¿Cómo integrar en las ACP a los panaderos, carniceros y otros artesanos que trabajan en las fases anteriores o posteriores de la producción agrícola? ¿Cómo podemos integrar mejor a los consumidores, a los responsables políticos y a los transformadores en nuestro enfoque, lo que significa preguntarnos cómo reforzar una economía social y solidaria en nuestro territorio? Y es aquí donde la moneda local debe ser considerada como una herramienta simple y efectiva para responder a estas preguntas.

La moneda local ofrece soluciones que abordan las preocupaciones de las ACP:

  • como consumidores, también somos ciudadanos y agentes económicos que tienen un gran interés en reforzar la coherencia de su enfoque.
  • Los productores, procesadores y minoristas de comestibles también tienen un gran interés en demostrar su compromiso con la transición agrícola y solidaria aceptando la moneda local. Firmar la carta de membresía les permite aparecer en un mapa georeferenciado y así aumentar su visibilidad frente a una audiencia creciente de consumidores responsables.
  • A las colectividades públicas les interesa mantener en su territorio empresas agrícolas, artesanales o pequeñas empresas de transformación, que contribuyen a la vida social y recaudan impuestos locales.

Desde un punto de vista financiero, la moneda local multiplica su capacidad de actuar en el sistema que está tratando de promover y crea más riqueza:

  • Cuando cambies 100 euros a moneda local, tus 100 euros se añadirán al fondo de garantía, que se pone a disposición de las inversiones en la economía de transición. De hecho, has ahorrado 100 euros para proyectos de interés colectivo y has recibido lo suficiente como para consumir 100 euros en productos locales, a menudo de mejor calidad que los productos industriales.
  • Se estima que la velocidad de circulación de una moneda local es de 5 a 6 veces más rápida que la velocidad de circulación de una moneda; es decir, produce de 5 a 6 veces más riqueza en la economía real.

En segundo lugar, la moneda local reduce su participación involuntaria o a veces inconsciente en el sistema económico mundial, que a menudo le resulta perjudicial: es imposible especular con euskos, libras de Bristol o préstamos en los mercados financieros de Nueva York o Hong Kong, mientras que con su dinero en su cuenta bancaria, esto es lo que se hace. Su banquero entonces toma más riesgo con su dinero y contribuye, a través de la búsqueda constante de retorno financiero, a la sobreproducción y al consumo excesivo a nivel planetario, que destruye tanto el planeta como las sociedades. Todo lo que buscas contrarestar comiendo comida local y saludable.

Además, la moneda local, al no poder cambiarse a una moneda extranjera sin costes, requiere la búsqueda de proveedores y, por tanto, la integración de las cadenas de producción. Y eso es lo más importante. Al estimular la construcción de una densa red de empresas locales, las zonas habitadas son muy resistentes a crisis sistémicas como las de 1929 o 2008. Estas crisis financieras no se convierten en crisis económicas principalmente porque agotan el crédito. Sin liquidez, ya no hay posibilidad de pagar a los proveedores, no hay posibilidad de producir para sus clientes, no hay posibilidad de satisfacer una demanda solvente y hay quiebras en sectores enteros de la economía. Basta con estudiar las crisis argentina o griega para convencerse de ello.

La moneda local, cuando funciona como el Lemán en el crédito mancomunado, permite a cada empresa tener líneas de crédito permanentes abiertas automáticamente en caso de crisis de liquidez. Además, en caso de exceso de stock, se puede activar la misma red para la reducción de existencias.

Por eso, la moneda local es una excelente herramienta para reforzar la solidaridad mecánica en las cadenas de producción a consumo, de la semilla al pan, de la horquilla al tenedor, de la cebada a la cerveza en nuestro bar favorito.

Con demasiada frecuencia, la ESS sigue estando compartimentada. Cada uno cultiva su propio jardín y recoge sus mejores prácticas en silos bien sellados. Sin embargo, la economía, por definición, es un sistema. Y no todo sistema es bueno, porque es un sistema. Nos corresponde a nosotros construir un sistema ecológico, social y solidario que nos permita producir cada vez más productos saludables lo más cerca posible de casa.

Con este espíritu, el Lemán y el FRACP inician una reflexión sobre las colaboraciones y sinergias que deben desarrollarse entre las monedas locales y los alimentos sostenibles. Aquí están los primeros temas que hemos identificado:

  • reflexión en términos de cadenas de producción a consumo para cada tipo de producto agrícola: de la semilla a la producción, de la producción a la transformación, de la transformación a la distribución, de la distribución al consumo,
  • Reflexión en el marco del Programa «Alimentar la ciudad» / Ciudades Comedoras: partiendo de territorios de barrio y municipios para construir circuitos cortos y ser parte de la transición,
  • una reflexión sobre la participación de las autoridades públicas, tanto en su calidad de agentes económicos en los circuitos cortos como de autoridades públicas, en el contexto de las políticas públicas en los ámbitos de la agricultura, la promoción económica, la alimentación y la salud (comedores), el desarrollo sostenible y la fiscalidad.
  • El papel del monedero multidivisa, Biletujo (monedero en esperanto), para la importación de productos producidos en otros territorios, o la exportación de productos típicamente producidos aquí.
  • la reflexión sobre la importancia de trabajar en red y anclar esta reflexión en el marco institucional de la ESS, y a nivel internacional con RIPESS, pero también más allá, dirigiéndose a los actores económicos que no se reconocen en la ESS, pero que sin embargo comparten su filosofía trabajando en la transición agrícola, energética y económica.

Seguramente retomaremos estas reflexiones en un futuro artículo. Sus comentarios y preguntas guiarán nuestros contenidos.

 

E-lemán : una moneda blockchain local en Suiza y más allá
octubre 15, 2018
0

Por Jean Rossiaud, APRES-Genève

El lemán es la moneda local de la cuenca económica que se desarrolla alrededor del Lago Lemán, el lago más grande de Europa, atravesado de punta a punta por una frontera. Ginebra se encuentra al final del lago, y el cantón de Ginebra comparte el 90% de su frontera con Francia (Haute-Savoie y Ain) y el 10% con Suiza (Cantón de Vaud).

La moneda del Lago de Ginebra es complementaria tanto del euro como del franco suizo, en el que se basa. La moneda fue lanzada en Ginebra en septiembre de 2015, después de 4 años de reflexión en un grupo de unas 50 personas, compuesto por residentes suizos y franceses. Poco más de 3 años después de su lanzamiento, 560 empresas y negocios y varios miles de consumidores utilizaban el lemán. Con el paso al dinero electrónico hace casi un año, el lemán se está dando la oportunidad de aumentar significativamente su «comunidad de pago».

El lemán se distingue en varios aspectos de las demás monedas ciudadanas locales. En primer lugar, su carácter local y transfronterizo lo convierte en una rareza en el planeta. En segundo lugar, el hecho de que combine papel y criptomoneda electrónica (bajo la tecnología del blockchain) también lo hace único. Los nuevos billetes del Lago de Ginebra están todos cargados en el blockchain, todos ellos llevan un código QR que permite a los usuarios comprobar la validez y el valor en efectivo del billete escaneándolo. El π-léman (valor 3.14 léman) y el billete de 1 léman, fácilmente dividido en dos denominaciones de 50 cts de léman, conforman novedades.

Además, el lemán es una de las pocas monedas complementarias que valora la combinación de la promesa (para el BtoC) y el crédito mutuo (para el BtoB), estimulando el pago de una parte de los salarios en lemanes. Por último, forma parte del movimiento trans-localista, que aboga por la transición ecológica y social (se basa en una carta ética para la mejora continua de las prácticas empresariales) desde el nivel local al global, mediante la construcción sistemática de redes internacionales en un espíritu de colaboración (peer-to-peer). Read more

Ir a la barra de herramientas