Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
159
618
94
Actu
Actu
Actu
AG2017
AG2018
AG2019
Asamblea General
Boletin
Campaña
Edito
Editorial
Education and Research
Europa
Eventos
Featured
Formación
Internacional
Miembros
Políticas públicas
Políticas Públicas
recursos
Recursos
UniverSSE2017
E-lemán : una moneda blockchain local en Suiza y más allá
octubre 15, 2018
0

Por Jean Rossiaud, APRES-Genève

El lemán es la moneda local de la cuenca económica que se desarrolla alrededor del Lago Lemán, el lago más grande de Europa, atravesado de punta a punta por una frontera. Ginebra se encuentra al final del lago, y el cantón de Ginebra comparte el 90% de su frontera con Francia (Haute-Savoie y Ain) y el 10% con Suiza (Cantón de Vaud).

La moneda del Lago de Ginebra es complementaria tanto del euro como del franco suizo, en el que se basa. La moneda fue lanzada en Ginebra en septiembre de 2015, después de 4 años de reflexión en un grupo de unas 50 personas, compuesto por residentes suizos y franceses. Poco más de 3 años después de su lanzamiento, 560 empresas y negocios y varios miles de consumidores utilizaban el lemán. Con el paso al dinero electrónico hace casi un año, el lemán se está dando la oportunidad de aumentar significativamente su «comunidad de pago».

El lemán se distingue en varios aspectos de las demás monedas ciudadanas locales. En primer lugar, su carácter local y transfronterizo lo convierte en una rareza en el planeta. En segundo lugar, el hecho de que combine papel y criptomoneda electrónica (bajo la tecnología del blockchain) también lo hace único. Los nuevos billetes del Lago de Ginebra están todos cargados en el blockchain, todos ellos llevan un código QR que permite a los usuarios comprobar la validez y el valor en efectivo del billete escaneándolo. El π-léman (valor 3.14 léman) y el billete de 1 léman, fácilmente dividido en dos denominaciones de 50 cts de léman, conforman novedades.

Además, el lemán es una de las pocas monedas complementarias que valora la combinación de la promesa (para el BtoC) y el crédito mutuo (para el BtoB), estimulando el pago de una parte de los salarios en lemanes. Por último, forma parte del movimiento trans-localista, que aboga por la transición ecológica y social (se basa en una carta ética para la mejora continua de las prácticas empresariales) desde el nivel local al global, mediante la construcción sistemática de redes internacionales en un espíritu de colaboración (peer-to-peer).

Aunque existen miles de monedas complementarias en todo el mundo, el lemán tiene una originalidad: fue creado en Ginebra, Suiza, en uno de los centros históricos de las finanzas globalizadas. La Cámara de la Economía Social y Solidaria de Ginebra (APRES-GE), miembro de RIPESS Europa, ha desempeñado y sigue desempeñando un papel clave en el establecimiento y desarrollo del lemán. La Carta de principios del lemán se inspiró en la Carta APRES-GE, y las empresas fundadoras y clave de la Cámara están muy involucradas en el lemán. A cambio, el lemán es una herramienta perfecta para APRES-Ge, por tres razones: permite aumentar el comercio entre las empresas de la Cámara, reforzando cada una de ellas y la red en su conjunto; dado que no está reservado para la Cámara ; también permite abrir la red a empresas no miembros que comparten la misma ética; por último, como es transfronterizo, el lemán abre la red a un área económica más amplia que el área de Ginebra.

Desde su introducción en septiembre de 2015, la moneda lemán ha trabajado para fortalecer el tejido económico de la región, mediante la creación y el renforzamiento de vínculos económicos entre profesionales, así como entre consumidores y empresas, unidos en torno a sus valores. El lemán ha experimentado una expansión geográfica, con la creación de una decena de grupos locales en la región del Lago Lemán, pero también una diversificación del tejido económico: ahora es posible acceder con dicha moneda a una amplia gama de bienes y servicios, repartidos en una veintena de sectores de actividad, visibles en nuestro mapa georeferenciado.

El crecimiento del número de miembros debe compararse con la densificación de la red. Aunque la circulación todavía no es muy satisfactoria, los profesionales del lago tienen cada vez menos dificultades para encontrar formas de reinyectar los lemanes recibidos. El aumento del volumen del comercio también es digno de mención. Con más de 165.000 lemanes en circulación, estamos viendo un continuo crecimiento de la oferta monetaria. Con sus códigos QR, los nuevos billetes permiten la trazabilidad, y el blockchain permite estimar mejor la velocidad de circulación, que es el indicador de la producción local de riqueza.

El fortalecimiento de los vínculos con las autoridades públicas es una prioridad. Tres ciudades ya apoyan oficialmente la moneda lemán y la aceptan como medio de pago (el alcalde acepta un porcentaje de su salario en lemanes). Otros se unirán a ellos pronto. Al mismo tiempo, la asociación tiene el mandato de las autoridades locales de fortalecer el tejido económico municipal mediante el desarrollo de la moneda local en el territorio. Por último, es necesario dar testimonio de la cobertura mediática y de la notoriedad del lemán desde su lanzamiento: si bien la moneda fue acogida con cierta desconfianza en su inicio, ahora es raro que una persona no la conozca todavía en Ginebra y cada vez más profesionales se inclinen a unirse a la red. El estreno de la película «Demain» pocos meses después del lanzamiento del lemán le dio un segundo impulso, permitiendo a la moneda local circular más allá del círculo de los primeros convencidos. La llegada de Rob Hopkins, fundador y facilitador de la Red de Ciudades en Transición, para el lanzamiento del lemán electrónico en marzo de 2017, dio un nuevo impulso. El lemán fue galardonado con la Bolsa de Ginebra para el Desarrollo Sostenible en 2017 y es una de las experiencias destacadas en la película Demain-Ginebra.

Estimamos que la inversión voluntaria en todas las actividades empresariales y tecnológicas, tanto a nivel local y regional como en redes internacionales, ascendió a aproximadamente 1,2 millones de CHF (1,1 millones de euros). El objetivo actual es «estabilizar» un equipo de desarrolladores informáticos y comerciales que, hasta ahora, han trabajado de forma muy innovadora, de forma totalmente voluntaria.

La billetera electrónica Biletujo (billetera en esperanto) es una cripto-divisa basada en nuestro blockchain específico, ComChain (por «blockchain of commons»), basada en tecnología etérea,(pero sin el uso de la moneda «éter»); no es especulativa (la minería no es remunerada) y, por lo tanto, tiene un consumo de energía muy bajo, lo que la distingue de casi todas las demás cripto-monedas. Está abierta, en un espíritu de colaboración y de consorcio, a todas las monedas complementarias que deseen beneficiarse de esta tecnología, colaborando al mismo tiempo en la extensión y resistencia de la red.

En este boletín, les propongo que abran una sección de «moneda local», dedicada a explicar las ventajas y los retos de esta herramienta al servicio de la economía social y solidaria y las cuestiones que surgen tanto a nivel local como internacional en su desarrollo. Sus comentarios y preguntas guiarán el contenido de futuros artículos.

* B2C o BtoC: relación entre una empresa y sus clientes (from Business to Consumer).
** B2B o BtoB: relación entre empresas (from Business to Business)

This post is also available in / aussi en: Inglés Francés


Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.

Ir a la barra de herramientas