Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in comments
Search in excerpt
Search in posts
Search in pages
Search in groups
Search in users
Search in forums
Filter by Categories
159
618
94
Actu
Actu
Actu
AG2017
AG2018
Asamblea General
Boletin
Campaña
Edito
Editorial
Education and Research
Europa
Eventos
Featured
Formación
Internacional
Políticas públicas
Políticas Públicas
recursos
Recursos
UniverSSE2017
Las monedas ciudadanas fortalecen las cadenas de producción/distribución agrícolas: el ejemplo del sector “cervecero”, del lúpulo a la pinta
febrero 15, 2019
0

por Antonin Calderón y Jean Rossiaud (Moneda Leman / APRES-GE en colaboración con Gaëlle Bigler (FRACP / URGENCI)

Este es el tercer número de la serie que iniciamos en octubre sobre el tema de las “monedas locales”, después de una presentación general de las ventajas y desafíos de las monedas locales a través del ejemplo de la moneda local Lemán (enlace Internet) (octubre de 2018) y de las vías de colaboración y sinergias entre las monedas locales y los alimentos sostenibles (diciembre de 2018), proponemos hoy reflexionar en términos de cadenas de producción/distribución para los diferentes tipos de productos agrícolas, y a partir de la experiencia de Ginebra: de la semilla a la producción, de la producción a la transformación, de la transformación a la distribución, de la distribución al consumo. Los cinco sectores agrícolas clave en los que el Leman y la Cámara de la Economía Social y Solidaria (APRES-GE) están trabajando actualmente son los siguientes:

  • Cerveza: del lúpulo a la pinta
  • Verduras: de la horquilla al tenedor
  • Pan: de la semilla al pan
  • Madera: del árbol a la leña
  • El vino: de la cepa a la copa

Cada cadena de producción/distribuición presenta sus propias particularidades, y cada actor – cada eslabón de la cadena – su propia realidad y desafíos. Por eso es particularmente interesante reunir a los diferentes actores de un sector en torno a una mesa, con el fin de reflexionar juntos sobre los flujos de valor actuales y potenciales, y los flujos de caja resultantes. Por lo general, muchos agentes económicos no tienen tiempo para dar este paso atrás. La moneda local ofrece a los productores una gran oportunidad para fortalecer los vínculos entre ellos, y entre ellos y los consumidores, y así fortalecer la economía local frente a la competencia de los mercados globalizados. El servicio prestado por la moneda local es la “facilitación económica”: es una forma de intermediación que permite a los productores elegir mejor a sus proveedores locales y, en caso de sobreproducción, vender existencias en la comunidad de pago.

El sector cervecero: del lúpulo a la pinta

Tomemos el ejemplo de la cadena de la cerveza para ilustrar lo que estamos diciendo. El desarrollo de las cervecerías artesanales se encuentra actualmente en plena expansión y su funcionamiento es fácilmente modelable. Los principales eslabones de esta cadena son: agricultores, malteros, cervecerías, distribuidores, así como bares, restaurantes o tiendas de comestibles. El diagrama siguiente ilustra esto.

Si todavía no lo sabe, debe saber que el 90% de la cerveza está compuesta de agua, que se utiliza como base para la adición de malta, lúpulo y luego levadura. A esto se le pueden añadir ingredientes adicionales, como café, fruta, especias u otros condimentos o hierbas.

Los agricultores (1) cultivan los cereales, que serán transformados en malta por la maltería (2). Al mismo tiempo, el lúpulo (2”), una planta trepadora, debe ser cultivado y sus flores cosechadas y secadas; la levadura (2”) debe ser producida, generalmente en un laboratorio.

Estos tres ingredientes son utilizados por las cervecerías artesanales (3), con agua, para la producción de cerveza. También se necesitan otros productos para producir cerveza, como botellas, cápsulas, etiquetas, pegamento y, por supuesto, agua. Estos productos se consideran secundarios en la cadena de producción de cerveza, aunque obviamente son necesarios. Cada vez más a menudo, las cervecerías recogen sus botellas, a través de un sistema de depósito, y las reutilizan.

A continuación, los distribuidores (4) se encargan del transporte de las bebidas producidas en bares, restaurantes y los almacenes (5), donde se venden para el consumo, y en particular a los empleados (6) de las distintas empresas del sector cervecero. De hecho, algunos de los consumidores de cerveza trabajan en el sector.

También debería integrarse una nueva actividad en este sector cervecero: la producción de champiñones (4′). Trabajan con cervecerías, recuperando la malta usada (granos usados) y utilizándola como sustrato sobre el que crecerán los hongos (especialmente el shiitake y los hongos ostra). Actualmente se está estudiando la recuperación del sustrato para su uso como embalaje protector, por sus propiedades de ligereza y absorción de impactos.

Todos estos actores también tienen costes de locales, energía, maquinaria de producción y transporte, TI, impresión y administración. Esto es lo que llamamos la red secundaria de proveedores.

El siguiente diagrama resume la red primaria del sector cervecero, modelando los flujos de bienes/servicios, así como los flujos de efectivo que permiten estos intercambios.

La relación económica

La moneda local es sobre todo una herramienta para establecer vínculos económicos entre los actores de un sector. Si bien las partes interesadas están convencidas del valor de crear una economía local fuerte, no siempre tienen el tiempo, la energía o incluso los conocimientos para analizar todos los flujos actuales y potenciales en su propio sector económico. Presionados por las limitaciones económicas a corto plazo y la falta de liquidez, suelen ser lo más rápidos y baratos posible, mientras que su interés económico real a medio o largo plazo sería favorecer un enfoque concertado y solidario, por ejemplo, en un sistema de crédito mancomunado.

Trabajar en su propia moneda local anima a los agentes económicos a ser conscientes de las especificidades y de las diferentes limitaciones del sector y pone a todos en contacto comercial con sus proveedores y clientes potenciales: el agricultor con la maltería, la maltería con las cervecerías, los distribuidores con las cervecerías, y los bares, restaurantes y tiendas de comestibles con los distribuidores.

Lo que está en juego no es sólo económico y ecológico. Ciertamente, permite aumentar los volúmenes de actividad de cada individuo y las riquezas producidas en el territorio; y el desarrollo de este territorio, en cortocircuitos, refuerza la resistencia económica y la sostenibilidad ecológica (reducción de las emisiones de CO2). A nivel social y político, la red económica así creada rompe el aislamiento de cada actor y es el tejido social el que se fortalece. Juntos, será más fácil defender sus intereses colectivos y convertirse en partes interesadas en las políticas públicas para promover la agricultura local.

Liquidez monetaria para los sectores

El sistema de crédito mancomunado ofrecido por una moneda local complementaria como el Lemán en la región del Lago Lemán proporciona una liquidez significativa a las cadenas de producción/distribuición. De hecho, a cada actor se le concede una línea de crédito operativa (actualmente entre 1.000.- y 20.000.- LEM, dependiendo de su tamaño) que puede ser utilizada sin tasas de interés y sin límite siempre y cuando se mantenga por debajo del umbral establecido. El potencial de intercambio económico para el conjunto del sector en cuestión se ve, por tanto, incrementado por la suma de los límites de crédito de todos sus agentes.

Este sistema ancestral de puesta en común del crédito, prácticamente desaparecido hoy en día, absorbido por el sistema bancario contemporáneo, es, sin embargo, un sistema muy simple y muy estable. La red en su conjunto está por definición siempre totalmente equilibrada “a cero”: la suma de los importes positivos es siempre igual a la suma de los negativos, y no hay creación monetaria. Cuanto más dinero gira, más riqueza se produce. La falta de liquidez es un obstáculo para la actividad. Por lo tanto, el crédito compartido sustituye al crédito bancario de forma muy ventajosa.

El crédito bancario convencional es caro – cuando se concede, porque los bancos a menudo rechazan el riesgo. Aumenta el precio de los productos, porque es necesario incluir el costo del dinero (interés) en el precio de venta, y debilita al vendedor en un mercado competitivo ocupado por grandes grupos que bajan los precios.

Al trabajar en moneda local, recreamos una economía paralela y evitamos la presión de grandes grupos y productos extranjeros. La introducción de la moneda complementaria, en particular para los sectores agrícolas, debe considerarse como una estrategia de supervivencia y desarrollo. Pero debemos jugar el juego juntos, empresas, empleados y consumidores, para que la moneda pueda seguir abasteciendo continuamente a la economía local, sin estancarse en cuellos de botella.

Hacia una irrigación sana de las cadenas de producción/distribución

Por lo tanto, el principal desafío es evitar la formación de bolsas de retención de moneda local, lo que indica un bloqueo económico. Tal bloqueo es beneficioso si permite que el actor en cuestión se cuestione a sí mismo sobre sus socios que no aceptan la moneda local. Puede que haya llegado el momento de cambiarlos y de optar por proveedores que también encajen en la lógica de la deslocalización y de la responsabilidad social y medioambiental.

Aquí es donde entran en juego los servicios de los “facilitadores” en moneda local: trabajan con las empresas para integrar a los proveedores en la comunidad de pago, si cumplen las condiciones de la carta y, en caso contrario, para encontrar nuevos socios.

Por otra parte, las retenciones de moneda local son problemáticas si las empresas no pueden volver a poner en circulación tanta moneda como aceptan: la moneda pierde entonces su función principal, que es la de facilitar el comercio. El riesgo de devaluación de la moneda (se cambiará por debajo de su valor oficial, por ejemplo, se solicitarán 120 unidades para una mercancía/servicio por valor de 100 en la moneda del Estado) es, por lo tanto, significativo.

Dos tipos de actores pueden encontrarse estructuralmente en esta posición de “cuello de botella”. En primer lugar, la empresa que ocuparía un lugar central en la cadena de suministro y que no tendría sustitutos o tendría muy pocos. En el sector “cerveza”, es la industria cervecera, con la que todas las cervecerías locales tienen interés en trabajar en moneda local. En segundo lugar, la empresa al “final de la cadena”. En nuestro ejemplo, es el agricultor quien cultiva los cereales que luego se transformarán en malta. El siguiente diagrama muestra este problema de retención de la moneda local al final de la cadena de suministro.

Para estos dos casos, hay una respuesta teórica simple, pero no es tan fácil de ponerla en práctica, porque ya requiere una densa red económica: el pago de parte de los salarios en moneda local. Sin embargo, la redistribución mensual de la oferta monetaria es una poderosa palanca para impulsar la economía local y sostenible a través del consumo. Esto se explica en el diagrama siguiente .

Por lo tanto, hemos visto que los productores de las cadenas agrícolas tienen un claro interés en utilizar la moneda local para resistir la competencia de los grandes grupos y de los productores extranjeros. Sin embargo, este éxito se basa en el equilibrio de los flujos. Por lo tanto, el fortalecimiento de la economía local requiere organización y paciencia, ya que implica la incorporación de todas las partes interesadas en la comunidad de pagos a un círculo virtuoso.

Corresponde a la moneda local llevar a cabo esta labor de facilitación económica y puesta en común de créditos, y se le deben dar los medios para hacerlo. Una vez realizado este trabajo, de la misma manera que se instalaría un sistema de riego en un cultivo, el dinero puede fluir de manera virtuosa creando valor en la economía local y sostenible, y fortaleciendo la resiliencia económica frente a las crisis financieras sistémicas. 2008 debería ser una lección para nosotros!

En un futuro boletín de noticias, tomaremos el ejemplo de una o más empresas en particular y cómo utilizan diariamente la moneda local para dar sentido a su trabajo: un sentido económico, por supuesto, pero también el sentimiento de participar plenamente en la mejora del bien común.

La primavera democrática de Polonia: la lucha comienza aquí
febrero 15, 2019
0

Artículo de The Guardian, por Christian Davies, 30 de enero de 2019

Cuando Anna Gryta y Elżbieta Wąs iniciaron una campaña local para preservar una plaza en el sureste de Polonia, no tenían idea de que se convertirían en símbolos potentes del renacimiento democrático. Pero casi 10 años después de su éxito en Lubartów, las hermanas se han convertido en las figuras de miles de polacos decididos a asegurar la gobernanza limpia y democrática que se les prometió tras el colapso del comunismo hace 30 años.
Es una revelación sorprendente. En los últimos años, Polonia se ha convertido en sinónimo de populismo nacionalista, ya que el partido gobernante Ley y Justicia desafía las normas democráticas europeas con sus ataques a los medios de comunicación y a los tribunales. Pero lejos del centro de atención, hay un floreciente movimiento de base contra las fallas de la cultura democrática del país de las que se alimentan los populistas. Los grupos de activistas cívicos están cosechando éxito tras éxito en todo el país en una amplia gama de temas diferentes – desde la educación sexual hasta la calidad del aire y el estado de derecho, desde carriles para bicicletas y espacios públicos hasta la transparencia y la participación en los procesos locales de toma de decisiones.
Léase el artículo aquí (en inglés).

La Economía Solidaria enseña el corazón
febrero 14, 2019
0

Artículo de REAS, Red de Redes del 31 de diciembre 2018

Las entidades de Economía Social y Solidaria (ESS) se someten por cuarto año consecutivo al Balance Social, proceso participativo que les permite realizar un diagnóstico de su funcionamiento, como herramienta indispensable para definir estrategias de mejora en los ámbitos social y ambiental, y poder ser cada año más coherentes con los principios fundacionales de la ESS.

Con este proceso de Balance social que realizan desde hace años las entidades de la ESS, se busca generar un proceso colectivo de evaluación y sensibilización sobre los principios que se definen en la Carta de Principios de la Economía Solidaria y que marcan la identidad de todas las entidades que forman parte de la ESS y que son por tanto, el objeto de evaluación en este informe. Los instrumentos y variables consideradas en la herramienta empleada tienen un doble objetivo: promover la mejora interna de las organizaciones, y generar informes agregados anuales con los que visibilizar la importancia y sostenibilidad que se promueve de las empresas de ESS.

Desde el año 2014 se viene implementando en REAS RdR, red representativa de la ESS que agrupa a cerca de 700 empresas de todo el Estado y que promueve esta herramienta, un proceso de armonización estatal de indicadores de sistemas de Balance y Auditoria Social desarrollados desde sus distintas territoriales, gracias al trabajo conjunto desarrollado a través del Grupo de Trabajo de Auditoría Social de REAS RdR.

Para este proceso de confluencia se adoptó en el año 2018 la plataforma tecnológica que XES (Xarxa de Economía Solidaria de Catalunya) había desarrollado en el marco de su proyecto “Enseña el Corazón”. Esa herramienta informática de evaluación de impacto y de rendición de cuentas de las entidades asociadas a la XES iniciado en el año 2008, permite a las entidades asociadas o vinculadas a esta red una autoevaluación de su desempeño a partir de variables agrupadas en diversos bloques: funcionamiento económico, calidad profesional, democracia, igualdad, calidad laboral, medio ambiente y compromiso social.

En el proceso de Auditoría Social 2018 (cuyos datos corresponden al ejercicio 2017) han participado un total de 446 entidades de todo el territorio español (el 81% de ellas son miembro de REAS), las cuales han alcanzado una facturación global cercana a los 457 millones de euros y cuentan con un personal de cerca de 12.000 personas trabajadoras, 20.000 voluntarias y más de 150.000 socias. Del informe agregado de este proceso de autoevaluación son reseñables los siguientes resultados:

  • Equidad: existe un 58% de mujeres en puestos de responsabilidad, la diferencia salarial es de 2,7 y un 63% de entidades promueven un lenguaje inclusivo.
  • Trabajo: un 74% mejora los permisos legales de conciliación, el 50% poseen un reglamento interno de gestión de relaciones laborales y un 62% genera espacios de atención emocional y cuidado a las personas trabajadoras.
  • Sostenibilidad ambiental: el 91% aplica criterios de consumo responsable en la adquisición de productos, el 32% son entidades con gestión ambiental y el 49% tienen energía renovable.
  • Cooperación y compromiso con el entorno: 65% operan con finanzas éticas, el 13% de sus compras se realizan en el marco del Mercado Social y un 15% en entidades no lucrativas.
  • Sin fines lucrativos: 58% de los ingresos procede de facturación frente a un 30% que proviene de subvenciones. Respecto al reparto de beneficios, el 75% se destina a reservas,compensación de pérdidas o inversiones propias, 13% a iniciativas para la construcción de bienes comunes y un 4% a inversiones de entidades financieras de la ESS.

A partir de estos y otros datos derivados del Balance Social 2018 se quiere dar visibilidad de la importancia de las empresas de la ESS en el estado español, pero sobre todo, trasladar a los ciudadanos en qué medida este tipo de organizaciones suponen un modelo de empresa más responsable. Si bien en este informe no se ofrece una comparación de los datos ofrecidos con los que se alcanzarían en empresas en general, su simple lectura apunta a la responsabilidad de las entidades de ESS, al menos claramente en muchos de los aspectos analizados, tal y como pudiera ser la participación, igualdad y preocupación por la persona trabajadora dentro de las organizaciones, o sus niveles de cooperación y su preocupación social.

Las herramientas e indicadores planteados se han de seguir desarrollando, de cara a aportar a las organizaciones que en ella participan una herramienta útil para el auto-diagnóstico y la identificación de espacios importantes de mejora. REAS RdR confía en que la información obtenida contribuya a trasladar a la ciudadanía las propuestas que hay detrás del modelo de economía social y alternativa, y de la necesidad de seguir apostando por ésta.

Primer encuentro de confluencia : Hacia un Foro Social Mundial de las Economias Transformadoras

Barcelona, 5, 6 y 7 de abril de 2019. Encuentro de trabajo en el que cada eje desarrollará dinámicas dirigidas a concretar los objetivos y prioridades a trabajar y ampliar el alcance de las entidades involucradas. Se acordarán planes de trabajo, se validará el modelo de gobernanza y se marcarán los próximos pasos a seguir.

Participantes: entidades vinculadas a los diferentes ejes, representantes de redes y movimientos sociales a nivel local e internacional.

Nos proponemos hacer del proceso, el objetivo. Iniciamos un proceso de confluencia, tanto a nivel local como internacional, entre todas aquellas iniciativas, movimientos y formas de comprender la economía que tienen como objetivo común la construcción de una alternativa real de transformación del sistema económico y financiero capitalista actual.

Queremos hacer de este Foro, una plaza. No nos queremos limitar a la celebración de un evento vitrina donde sólo hablen personas expertas, sino debatir juntas qué economía queremos.  Tampoco queremos sólo discutir y soñar ese “otro mundo posible”, porque sabemos que ya existe a través de miles de iniciativas que construyen alternativas. Queremos encontrar estrategias comunes para visibilizarnos, articularnos y multiplicarnos.

Trabajamos para que sea sostenible, que tenga continuidad más allá del Foro 2020, tanto a nivel local como internacional. Para hacerlo hace falta asegurar que este proceso se construye desde los territorios y generar espacios de articulación presenciales y virtuales a nivel local e internacional que tengan continuidad en el tiempos como espacios de confluencia y transformación.

Queremos dar a conocer las economías transformadoras y llegar a todas aquellas personas que todavía no forman parte. Para lograrlo, creemos que es necesario que el Foro cuente con una red de medios de comunicación independientes afines que puedan difundir el proceso y asegurar su efecto multiplicador.

Pronto más información en http://transformadora.org/

Transformar nuestras economías, detener la Guerra del Clima!
diciembre 21, 2018
0
War on Climate Change (The New Republic)

La Tercera Guerra Mundial ya ha comenzado. Y esta vez el “enemigo” está en todas partes. Es la Guerra contra el Clima: todo un sistema que se ha vuelto loco -basado en el crecimiento insostenible, las energías fósiles, la extracción de recursos naturales y la distribución enormemente injusta y discriminatoria de la riqueza- provocando una destrucción que potencialmente está a la mayor escala que jamás haya ocurrido. No sólo es devastador para el medio ambiente, sino que está creando enormes injusticias, pobreza climática y una ausencia de futuro. Estamos en una crisis sistémica y necesitamos alternativas sistémicas para salir de ella.

Este año, 2018, terminó con algunos eventos contrastantes. Por un lado, la COP24 en Polonia, que finalizó casi sin avances en relación con el Acuerdo de París para el Clima de 2015. Por otro lado, cada vez más ciudadanxs organizadxs (así como muchxs que no están acostumbradxs a ser “activistas”) han comenzado a “rebelarse” y a “construir alternativas” de diferentes maneras en todo el planeta.

Como resume el Guardián, “según los objetivos actuales, el mundo se dirige hacia un 3°C de calentamiento con respecto a los niveles preindustriales, lo que, según los científicos, sería desastroso, con un resultado de sequías, inundaciones, subidas del nivel del mar y la disminución de la productividad agrícola”. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (GIEC), hace dos meses, emitió un informe advirtiendo que permitir que el calentamiento alcance los 1,5°C ya sería extremadamente peligroso.

Se trata de un gran fracaso de nuestros gobiernos y de su modelo de crecimiento económico basado en el mercado, contra el que tenemos que reaccionar con firmeza. “Somos la última generación que puede salvar el planeta” fue el lema de la campaña Alternatiba de este año. ¡Es hora de contraatacar! Debemos aumentar nuestro nivel de resistencia y de propuestas concretas para otro sistema económico, plural y transformador.

Esto es lo que propone el Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras, que se está haciendo realidad también gracias a los miembros de RIPESS. Las personas que trabajan en los Comunes y la producción entre pares / la gestión comunitaria, en el enfoque EcoFeminista, en la Agroecología y la soberanía alimentaria/ producción y consumo relocalizados, en la Economía Social Solidaria (con todas sus diferentes prácticas) y en otros movimientos de Transición se están uniendo para trabajar en una Agenda común hacia el cambio sistémico.

Sin embargo, debemos avanzar y abrirnos también a otros movimientos ciudadanos emergentes, como los de las personas que se han manifestado con chalecos amarillos en las calles de Francia, o los trabajadores precarios, muchos de los cuales son de las generaciones más jóvenes, conscientes del futuro que tendrán que (re)construir. O refugiados y migrantes, y toda la economía de la diáspora que han construido para sobrevivir.

Las elecciones del Parlamento Europeo se celebrarán en mayo del año que viene. Podemos hacer nuestra parte para decir lo que queremos para Europa. Cómo Europa puede fomentar una economía y una sociedad positivas y dejar de subvencionar y promover un sistema basado en la deuda, competitivo y destructivo. El pilar social europeo aprobado este año va en la dirección correcta, pero sin duda no es suficiente.

Necesitamos unir fuerzas ahora más que nunca para cambiar el imaginario de la gente y mostrar que todavía hay esperanza en nuestras comunidades, aunque hay poderosos movimientos reaccionarios y no queda tanto tiempo. No es nada fácil, pero como demuestran las iniciativas ilustradas aquí (que son sólo una pequeña parte de muchas más), es definitivamente posible.

[Jason Nardi – delegado general RIPESS Europa ]

PD: Y por supuesto, nuestros mejores deseos para las fiestas y para el Año Nuevo!

Fortalecer la agricultura local con monedas sociales
wikipedia

por Gaëlle Bigler (FRACP / URGENCI) y Jean Rossiaud (Monnaie Léman / APRES-GE)

En el último número de la Newsletter RIPESS-Europa, les propusimos abrir regularmente una sección/blog sobre el tema de las “monedas locales”, dedicada a explicar las ventajas y los retos de esta herramienta al servicio de la economía social y solidaria y las cuestiones que se plantean tanto a nivel local como internacional en su desarrollo. También tomamos el riesgo de artículos más largos, lo que nos permitió discutir este nuevo y complejo tema con un poco más de profundidad. El primer artículo se centró en el ejemplo del Lemán, la moneda de la zona franco-suiza alrededor del Lago Lemán, su fondo de garantía y su sistema de crédito mutuo, sus billetes y su blockchain.

La idea es aprovechar nuestra experiencia de terreno, imaginar cómo construir, tanto a nivel transnacional como en otros contextos geográficos locales en constante cambio, sinergias entre los sectores de la ESS y las monedas locales: la moneda local puede servir como instrumento tanto para la construcción de cadenas de producción  (agricultura, informática, construcción, etc.) como para promover los intercambios entre dichas cadenas de la ESS, y entre éstas y las autoridades públicas.

En este número, Gaëlle Bigler y Jean Rossiaud son coautores de este segundo artículo que sienta las bases para una reflexión sobre la importancia del uso de monedas complementarias en el desarrollo de la agricultura agroecológica, partiendo de su propia tierra, la Suiza francófona.

***

Como se presentó en el artículo anterior, como muchas otras monedas locales, el Lemán fue creado para responder localmente a dos crisis sistémicas mundiales contemporáneas: la crisis financiera y la crisis climática. El objetivo del dinero ciudadano es dar una identidad territorial real a la llamada economía de transición, una economía post-extractivista (post-carbono, post-nuclear) y post-especulativa. Ofrece una solución inmediata y concreta para reubicar la producción y el consumo y orientarlos hacia una mayor sostenibilidad. Promueve el desarrollo de una densa red de empresas, negocios, consumidores y autoridades públicas que comparten estos principios, ética e ideas de ciudadanía y compromiso. Como dijo un portavoz de Eusko: cuando sacas tu billete de Eusko para pagar, es la “tarjeta de identidad de la ttransición” la que exhibes. Consumir alimentos sanos lo más cerca posible de casa, de fuentes conocidas, que hayamos contribuido a producir o distribuir, es una acción que se beneficia de ser integrada y articulada en una perspectiva económica y financiera más amplia.

Desde 2008, la Fédération Romande des ACP (FRACP) reúne una treintena de iniciativas de toda la Suiza francófona. Originalmente “ACP” se refiere a la Agricultura Contractual Local, y por extensión, ACP se utiliza para cualquier iniciativa, asociación o cooperativa que entra en un enfoque de asociación entre un grupo de ciudadanos y productores locales para un compromiso social, económico y solidario. Este compromiso recíproco les permite recibir, generalmente cada semana, los productos para los que ha firmado un contrato. Es un sistema de venta en circuitos cortos, sin intermediarios entre el productor y el consumidor.

Las misiones del FRACP consisten en reunir, es decir, reforzar los vínculos entre las ACP; acompañar, es decir, compartir conocimientos; apoyar a nuevas ACP y a las que se encuentran en dificultades; y promover, es decir, sensibilizar y defender el modelo ACP entre las autoridades públicas y políticas.

Desde hace varios años, FRACP es miembro activo de la red internacional Urgenci para la agricultura ciudadana. En efecto, los modelos desarrollados en Suiza corresponden a la definición desarrollada conjuntamente por los miembros de una veintena de países: la agricultura con apoyo ciudadano (CSA) es una asociación basada en las relaciones humanas directas entre los consumidores y uno o más productores, donde los riesgos, las responsabilidades y los beneficios del trabajo agrícola se comparten como parte de un compromiso mutuo a largo plazo.

La propia red Urgenci es muy activa en el movimiento por la soberanía alimentaria y en la promoción de asociaciones locales y solidarias, especialmente dentro de la Red Intercontinental para la Promoción de la Economía Social y Solidaria (RIPESS).

Este compromiso con el desarrollo de la agricultura local, ecológica, social, solidaria y a escala humana para garantizar la soberanía alimentaria ha llevado a FRACP a participar en varios eventos a nivel local, como el día de reflexión coordinado por el programa Alimentar a la ciudad de Ginebra, la campaña para añadir un artículo sobre la soberanía alimentaria a la constitución suiza; y a nivel internacional: participación en la redacción de un libro sobre las asociaciones locales y solidarias, la co-escritura de la Declaración Europea de Agricultura apoyada por los ciudadanos, etc.

Entre los diversos temas de trabajo, tanto a nivel local como internacional, se encuentra la cuestión del desarrollo de las cadenas de producción a consumo  ¿Cómo integrar en las ACP a los panaderos, carniceros y otros artesanos que trabajan en las fases anteriores o posteriores de la producción agrícola? ¿Cómo podemos integrar mejor a los consumidores, a los responsables políticos y a los transformadores en nuestro enfoque, lo que significa preguntarnos cómo reforzar una economía social y solidaria en nuestro territorio? Y es aquí donde la moneda local debe ser considerada como una herramienta simple y efectiva para responder a estas preguntas.

La moneda local ofrece soluciones que abordan las preocupaciones de las ACP:

  • como consumidores, también somos ciudadanos y agentes económicos que tienen un gran interés en reforzar la coherencia de su enfoque.
  • Los productores, procesadores y minoristas de comestibles también tienen un gran interés en demostrar su compromiso con la transición agrícola y solidaria aceptando la moneda local. Firmar la carta de membresía les permite aparecer en un mapa georeferenciado y así aumentar su visibilidad frente a una audiencia creciente de consumidores responsables.
  • A las colectividades públicas les interesa mantener en su territorio empresas agrícolas, artesanales o pequeñas empresas de transformación, que contribuyen a la vida social y recaudan impuestos locales.

Desde un punto de vista financiero, la moneda local multiplica su capacidad de actuar en el sistema que está tratando de promover y crea más riqueza:

  • Cuando cambies 100 euros a moneda local, tus 100 euros se añadirán al fondo de garantía, que se pone a disposición de las inversiones en la economía de transición. De hecho, has ahorrado 100 euros para proyectos de interés colectivo y has recibido lo suficiente como para consumir 100 euros en productos locales, a menudo de mejor calidad que los productos industriales.
  • Se estima que la velocidad de circulación de una moneda local es de 5 a 6 veces más rápida que la velocidad de circulación de una moneda; es decir, produce de 5 a 6 veces más riqueza en la economía real.

En segundo lugar, la moneda local reduce su participación involuntaria o a veces inconsciente en el sistema económico mundial, que a menudo le resulta perjudicial: es imposible especular con euskos, libras de Bristol o préstamos en los mercados financieros de Nueva York o Hong Kong, mientras que con su dinero en su cuenta bancaria, esto es lo que se hace. Su banquero entonces toma más riesgo con su dinero y contribuye, a través de la búsqueda constante de retorno financiero, a la sobreproducción y al consumo excesivo a nivel planetario, que destruye tanto el planeta como las sociedades. Todo lo que buscas contrarestar comiendo comida local y saludable.

Además, la moneda local, al no poder cambiarse a una moneda extranjera sin costes, requiere la búsqueda de proveedores y, por tanto, la integración de las cadenas de producción. Y eso es lo más importante. Al estimular la construcción de una densa red de empresas locales, las zonas habitadas son muy resistentes a crisis sistémicas como las de 1929 o 2008. Estas crisis financieras no se convierten en crisis económicas principalmente porque agotan el crédito. Sin liquidez, ya no hay posibilidad de pagar a los proveedores, no hay posibilidad de producir para sus clientes, no hay posibilidad de satisfacer una demanda solvente y hay quiebras en sectores enteros de la economía. Basta con estudiar las crisis argentina o griega para convencerse de ello.

La moneda local, cuando funciona como el Lemán en el crédito mancomunado, permite a cada empresa tener líneas de crédito permanentes abiertas automáticamente en caso de crisis de liquidez. Además, en caso de exceso de stock, se puede activar la misma red para la reducción de existencias.

Por eso, la moneda local es una excelente herramienta para reforzar la solidaridad mecánica en las cadenas de producción a consumo, de la semilla al pan, de la horquilla al tenedor, de la cebada a la cerveza en nuestro bar favorito.

Con demasiada frecuencia, la ESS sigue estando compartimentada. Cada uno cultiva su propio jardín y recoge sus mejores prácticas en silos bien sellados. Sin embargo, la economía, por definición, es un sistema. Y no todo sistema es bueno, porque es un sistema. Nos corresponde a nosotros construir un sistema ecológico, social y solidario que nos permita producir cada vez más productos saludables lo más cerca posible de casa.

Con este espíritu, el Lemán y el FRACP inician una reflexión sobre las colaboraciones y sinergias que deben desarrollarse entre las monedas locales y los alimentos sostenibles. Aquí están los primeros temas que hemos identificado:

  • reflexión en términos de cadenas de producción a consumo para cada tipo de producto agrícola: de la semilla a la producción, de la producción a la transformación, de la transformación a la distribución, de la distribución al consumo,
  • Reflexión en el marco del Programa “Alimentar la ciudad” / Ciudades Comedoras: partiendo de territorios de barrio y municipios para construir circuitos cortos y ser parte de la transición,
  • una reflexión sobre la participación de las autoridades públicas, tanto en su calidad de agentes económicos en los circuitos cortos como de autoridades públicas, en el contexto de las políticas públicas en los ámbitos de la agricultura, la promoción económica, la alimentación y la salud (comedores), el desarrollo sostenible y la fiscalidad.
  • El papel del monedero multidivisa, Biletujo (monedero en esperanto), para la importación de productos producidos en otros territorios, o la exportación de productos típicamente producidos aquí.
  • la reflexión sobre la importancia de trabajar en red y anclar esta reflexión en el marco institucional de la ESS, y a nivel internacional con RIPESS, pero también más allá, dirigiéndose a los actores económicos que no se reconocen en la ESS, pero que sin embargo comparten su filosofía trabajando en la transición agrícola, energética y económica.

Seguramente retomaremos estas reflexiones en un futuro artículo. Sus comentarios y preguntas guiarán nuestros contenidos.

 

Conferencia sobre la Buena Alimentación, Zagreb
diciembre 17, 2018
0

Nuestra conferencia sobre la Buena Alimentación fue organizada en Zagreb, convirtiéndose en un evento de varios días — del 13 al 16 de octubre 2018 — para todos lxs interesadxs en alimentos buenos y saludables, modelos sostenibles para el cuidado del suelo, producción de alimentos orgánicos, grupos ciudadanos solidarios de alimentos, cultivo e intercambio de semillas locales.

El jueves, la Cooperativa para una Buena Economía usó su habitual canasta verde semanal para elevar la voz y el interés en una campaña sobre Buena Alimentación/Buena Agricultura. El viernes organizamos en el cine de la ciudad una proyección de una película pública sobre la política de semillas y el activismo. El sábado fue el día principal de la Conferencia, donde más de 100 participantes discutieron y debatieron sobre los temas mencionados anteriormente. Además, organizamos una feria de intercambio de semillas y un foro regional de activismo alimentario para personas de Serbia, Macedonia, Bosnia y Herzegovina y Croacia. También vale la pena mencionar cómo presentamos en la conferencia nuestra gran campaña y proyecto Banco Comunitario de Semillas de Croacia y los socios de Arche Noah explicaron las reglas y oportunidades de las semillas orgánicas de la nueva Directiva de la UE sobre Agricultura Orgánica.

Al día siguiente, en nuestro ecopueblo, hubo un taller práctico sobre el cuidado del suelo con métodos de compostaje innovadores y enriquecidos para 20 participantes. En total 150 personas participaron en todas las actividades.

El Pacto de crecimiento sobre la ESS del gobierno no convince a nadie
diciembre 14, 2018
0

Communiqué conjunto Associations Citoyennes / Mouvement pour l’Économie Solidaire

La presentación del plan del gobierno francés para el “desarrollo de la ESS” no convenció a los actores de terreno, que publicaron conjuntamente un communiqué para explicar por qué este plan no responde a sus expectativas.

Véase (en francés) http://www.le-mes.org/Les-plans-du-gouvernement-pour-les-assos-et-

“Oponerse sin masacrarse” : une propuesta convivialista
diciembre 14, 2018
0

Por Josette Combes

Orquestada por los miembros del Club convivialiste, a su vez compuesto por doscientos intelectuales pertenecientes a diversas redes científicas, académicos, activistas se lanzó ¡Ah! una nueva iniciativa de convergencia “contra la locura de la grandeza, el dinero, el poder o la ideología“. Los Convivialistas acaban de publicar en el periodico l’Obs su propuesta de programa para las Chaquetas Amarillas, el movimiento social que ha estado agitando las noticias francesas durante las últimas cuatro semanas. Conservaremos los cuatro principios emblemáticos de los convivialistas:

  • – el principio de humanidad común se opone a todas las formas de discriminación
  • – el principio de la socialidad común afirma que la primera riqueza para los seres humanos es la de las relaciones sociales que mantienen, la riqueza de la convivencia
  • – el principio de la individuación legítima establece el derecho de cada ser humano a ser reconocido en su singularidad
  • – el principio de la oposición controlada y creativa afirma que es necesario “oponerse sin masacrarse” (M. Mauss).
Timisoara: Encuentro transnational pour la Formation VET à l’ESS
orangesmile.com

Por Josette Combes

Un proyecto Erasmus que sigue al anterior, centrado en la inclusión de la ESS en los programas de formación inicial y profesional, reúne a varios miembros de RIPESS Europe: CRIES (Rumania), DOCKS (Grecia), MES (Francia), Solidarius (Italia), Technet (Alemania) bajo la coordinación de APDES (Portugal) y con la contribución de RIPESS Europa. La primera reunión transnacional tuvo lugar en Timisoara y fue organizada por el CRIES. Los proyectos europeos también están sujetos a restricciones presupuestarias por iniciativa de la Agencia portuguesa. La reunión se dedicó en gran medida a ajustar el programa inicialmente previsto a los recortes realizados en el presupuesto.

El proyecto tendrá una duración de tres años. Sus objetivos son los siguientes:

  • Proporcionar planes de estudio para reforzar las competencias de los formadores en programas de integración de jóvenes sin empleo ni cualificación.
  • Proponer la ESS como una innovación sociocultural e interdisciplinaria que ofrezca oportunidades de empleo, especialmente a los más alejados.
  • Sensibilizar a la ESS como un sector generador de empleo y un sector interesante en términos de inversión profesional y humana, empezando por la sensibilización sobre la formación profesional inicial y continua, en un marco de desarrollo local.

Cada socio deberá encontrar territorios de socios/interesados/locales de diferentes macrorregiones, que estén disponibles para participar en el proyecto con el fin de probar los módulos y participar en su difusión.

En su último año, el proyecto producirá herramientas de transmisión y comunicación, incluido un vídeo, para promover y difundir el enfoque a escala europea**.

Los proyectos conjuntos son un excelente apoyo para la intercooperación entre los miembros y para el fortalecimiento de las acciones en los territorios a través de la circulación de conocimientos y habilidades presentes en las organizaciones de cada país.

(** Para su información, las bibliografías recomendadas para cada uno de los módulos del proyecto IVET inicial ya están disponibles en socioeco.org.

Ir a la barra de herramientas